Para mí, una pieza sin repisa no es una pieza. Por eso, en la mía tengo una pared llena de repisas, donde tengo mis libros, películas y uno que otro adornito que quepa sin problemas. Siento que las repisas hacen que nuestras vidas sean más fáciles y prácticas.

A mí me gustan más bien simplecitas. Las mías son blancas y lisas, pero igual en blogs de decoración he visto algunas que me han tentado y he deseado con el alma y que son un poquito más elaboradas. La única lata es mandarlas a hacer, pero en verdad sólo hay que hacerse el ánimo, conseguirse a alguien seco en muebles y ya está.

Creo que cuando me vaya a vivir sola también optaré por decorar mi living con repisas. Me encanta cómo se ven, además que ya tengo varios ejemplos guardados, y aquí los comparto con ustedes:

¿Cómo les gustan a ustedes las repisas? ¿Tienen ideas o datos de dónde encontrar modelos bonitos y diferentes?

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout.

3 Comentarios

Deja Un Comentario