Este fin de semana le tocó trabajar a mi pobre Benjamín, por lo que traté que la tarde/noche del domingo fuera de puro regaloneo y buena onda. Para eso, importante es la comida y la comida rica. El problema es que yo, a estas alturas del mes, no ando que uno dijera millonaria, por lo que tenía que optar por lo que había en la despensa.

Qué encontré: papas, chorizo español y cebolla. Así que googlié estos tres conceptos. Lo primero que me salió fue tortilla, pero solo me queda un huevo así que no iba a poder ser. La segunda opción era Patatas a la Riojana, que tenía otros ingredientes, pero decidí hacer algo parecido.

A continuación les enseño a hacer Patatas a la Riojana a la Andrea Hartung.

Necesitas (para dos personas, o tres si son malos para el diente):

Media cebolla grande

4 papas medianas

3/4 de un chorizo español pelado

2 dientes de ajo (si te complica el sabor muy fuerte, usa solo uno)

Un poco de merkén (porque nada sería a la Andrea Hartung sin merkén)

Aceite de oliva

Sal

Romero

Qué tienes que hacer

Lo primero que tienes que hacer es poner a calentar, en una olla, un chorro de aceite de oliva. Esto es al ojímetro y, según yo, le eché mucho, así que vea usted. Mientras tanto, machaque y pique el ajo finito, y agréguelo al aceite.

ajo

Mientras se dora el ajo, corta la cebolla en julianas y tírala también a la olla. Mueve harto la mezcla para que no se queme la cebolla. No se por qué, pero internet dice que si la cebolla se quema IGUAL MUERTE.

cebolla

Con la cebolla doradita PERO NUNCA QUEMADA, agrega el chorizo picado en pedacitos que te podrías meter a la boca sin morir atorado. Así lo mido yo.

chorizo

 

Cuando la grasita del chorizo se haya soltado y esté bañando las cebollas y todo huela maravilloso, es hora de agregar las papas, cortadas en cuadritos del porte de una nuez con cuesco (o en cuartos, como dice la gente normal).

papas

A esto, le añades el romero, el merkén y la sal. Espera un par de minutos, mezclando para QUE NO SE QUEME LA CEBOLLA y cúbrelo con agua o caldo, si eres de esas personas precavidas que anda con caldo congelado por la vida.

agua

Tapa la olla y déjalo ahí 20 minutos. Va a hervir, van a salir olores hermosos y todo va a ser perfecto. Para mayor perfección, cuando falten 5 minutos saca algunas papas y muélelas, para agregarlas de nuevo a la olla y dar al guiso una onda más espesa.

Sírvalo calentito y aquí un bonus track: Tueste pan de molde, rocíele aciete de oliva encima y frótele un diente de ajo. Mejor acompañamiento que hubo y que habrá.

 

 

Autor

Co-creadora de The Pocket y periodista que trabaja en comunicaciones. Me gusta correr, comer y las selfies. Creo en Beyoncé.

1 Comentario

  1. Genial la receta, lo de la cebolla es verdad, siempre dicen que hay que revolverla constantemente. Me cuesta ese punto, porque por lo general mientras parto con la cebolla estoy toda apurada picando lo que viene después, nunca me ha pasado tener todo listo en potes como hacen los chefs en la tele…

  2. Genial la receta, lo de la cebolla es verdad, siempre dicen que hay que revolverla constantemente. Me cuesta ese punto, porque por lo general mientras parto con la cebolla estoy toda apurada picando lo que viene después, nunca me ha pasado tener todo listo en potes como hacen los chefs en la tele…

Deja Un Comentario