Foto: Isadora Díaz-Valdés

Yo amo a Rihanna. Quiero dejar eso súper en claro: la amo con el alma, amo sus canciones, amo sus letras, la amo en todo sentido. Soy de las que la defienden cuando dicen pesadeces de ella y leo comentarios haters en su contra, pero en esta ocasión, por primera vez, creo que tengo que hablar objetivamente. Porque ayer como público que pagó, que esperó y que contó los días para este momento, quedé bastante decepcionada de lo que vi. Bastanete.

No voy a negar que canté, grité y salté todo lo que pude y en ese sentido bacán, lo pasé la raja. El tema está en otras cosas: 1) El retraso de media hora; 2) El festival de medleys en que se convirtió finalmente el concierto; 3) El show pavre, puesta en escena fome y ni un cambio de vestuario que sea (porque para qué andamos con cosas, bien feo lo que se puso, mija). Y así podría seguir.

Rihanna se subió al escenario e hizo prácticamente lo mismo que hizo en su criticada presentación de hace unos días en Rock in Rio: pegó canciones, las cantó rápido (el concierto no duró más de una hora y media) y se fue. Así, sin más, qué encore ni qué nada. Valoro su empatía con el público, eso sí, quizás lo peor habría sido que ni siquiera le hablara a la gente y tuviera cara de chata. Pero fue una hermosa y hasta se emocionó con algunas canciones (sí, yo le creo su emoción, ¿ya?).

Mal no lo pasé, mi decepción no va por ese lado. Sé de gente que en verdad cree que fue una tortura la cuestión, no es mi caso, pero el punto es que podría haber sido tanto mejor. Era como que yo estaba súper en llamas gritando LIKE I’M THE ONLY GIRL IN THE WOOORLD y pah, me meten na na na come on. Y no po, yo quería cantar entera LIKE I’M THE ONLY GIRL IN THE PUTO WORLD. ¿Cachai?

Eso es básicamente lo que me pasó. Rihanna me cortó la inspiración todo el rato y si se lo perdono es solamente porque es una mijita rica. Porque reparemos en eso: puchacai, qué es linda. Es bacán poder comprobarlo en vivo y creo que la mejor prueba es que aunque usara un saco de papas/pijama/disfraz de enfermera, se viera mina igual. Esperé todo el rato que se sacara al menos la parte de arriba para ver un poquito más de piels (¿por qué si le gusta mostrar tanto en las revistas, no nos deleitó con su beieza de la misma forma?). Bueno filo, el punto es que es edmoza y de eso no hay duda.

Sobre el setlist, todo bien. Aunque me hicieron falta varias, como Pon de Replay, Cheers y hasta (Please) Don’t Stop the Music, no me quejo de las canciones elegidas. Además, pese a los medleys que fueron una paja, agradezco que las pocas que cantó enteras, fueran de las que más me gustan: Rude Boy, Man Down, Stay y Diamonds. Ctm que grité esas dos últimas.

Termino haciendo un resumen. ¿Lo pasé bien? Sí. ¿Amo a Rihanna? Sí. ¿Estuvo bueno el concierto? Meh. Esperaba mucho más y una cosa no implica la otra. Que lo diera todo y me las cantara hasta quedar prácticamente sin voz, no significa que haya sido el mejor show de la vida. RiRi, te amo, pero hay que ser objetivos.

Ella dijo que va a volver a Chile. Espero con todo mi corazón que sea así, no sólo para confirmar su mijitarriquez por segunda vez, sino también para que se reivindique con todos lo que esperaban algo más. Más producción, más canciones enteras, menos mix radio Carolina style, como dijo mi amiga que me prestó la foto para este post. Rihanna, aún te amamo y aquí te esperamos.

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout. En Instagram @palaliu.

8 Comentarios

  1. la fans dentro de mi por Rihanna fue medida por los precios de las entradas, me dio lata pagar esa plata y por los comentarios del concierto no me arrepiento…

  2. Tu crítica es muy acertada y respetable, en mi opinión, ya que leí la “crítica musical” de La Tercera y quedé con tragedia de lo prejuicioso y odioso, yendose en contra del público. Ojalá puedas leerla y decirme que opinas!
    Yo quedé con gusto a poco, llegué a las 3pm allá (nada comparado con la gente que acampó) y siento que el show no me devolvió toda la espera, aunque la sigo amando, lo pasé bien y sigue siendo la más minas de las minas <3

    • Lo acabo de leer. Atroz. Todo lo que es la crítica hecha prejuicio :/ Es una lata cuando los periodistas, con el afán de hacerse los serios/intelectuales, se descargan de esa forma. Súper gratuito todo. No pueden simplemente hablar del show como corresponde. Como no les da para llenar los caracteres que les piden, recurren a lo más fácil: tirémosle mierda al público, esas niñitas sin cerebro que van a ver estos conciertos vacíos y que OBVIO, no conocen a los Beatles. Qué pena igual.

    • Si, todo el rato pense que se sacaria ese delantal extraño y seria BOOM, pero no paso nada, es mas la voz no le salia aveces.

  3. Concuerdo contigo Palali.
    Yo no soy la más fan, pero me gusta harto y al final pensaba “menos mal que no compré una entrada más cara”. La cagó que esperaba mucho más, ni siquiera daban ganas de pararse del asiento. A la salida la gente iba muy callada, cero comparación a otros conciertos donde uno sale eufórica hablando del show. En fin, ojalá vuelva en tour alguna vez.
    Abrazo!

  4. Sólo diré EL VESTUARIO NIÑA! , tam bella y parece que se hubiera propuesto ocultar su hermosura. Paaar favaar que en la próxima visita se saque partido y deslumbre con las pilchas <3

  5. Pingback: Katy Perry en Chile: un show pop como dios manda - The Pocket

Deja Un Comentario