Mi segunda vez frente a Kings of Convenience me tiene aún con los pelos de punta. La primera vez que los vi juntos sobre el escenario fue el 2011 en La Cúpula del Parque O’Higgins y hasta el día de hoy lo recuerdo como uno de los conciertos más hermosos de mi vida. El de ayer no se queda atrás en el ranking.

Ante un Teatro Municipal repleto se presentaron Erlend Øye y Eirik Glambek Bøe en el principal concierto que los trajo a Chile y días después de haber tocado en Valparaíso. Esto en el contexto de su gira presentando en vivo las doce canciones de Quiet is the new loud, el disco que los presentó en la escena indie allá por el 2001 y con el que empezaron a hacerse un nombre como uno de los dúos más potentes de la escena folk europea.

La idea de tocar el disco completo sobre el escenario surgió luego de que el noruego Ørjan Nilsson publicara un libro que habla sobre el proceso de elaboración y grabación de Quiet is the new loud: los primeros años de la banda, cómo se conocieron, etc.

Además de eso, yo no sabía mucho más de la gira. Me tomó por sorpresa, de hecho, el formato del concierto y la entrevista del periodista Cristián Araya al dúo, que tuvo lugar previo a la presentación de cada lado del disco (entrevista – lado A – pausa – entrevista – lado B). La iniciativa me pareció novedosa y valoro que se haya podido conocer parte importante de los entretelones de la grabación del disco, pero en general siento que la entrevista como tal no estuvo tan fluida por el tema de la traducción de las respuestas. Eso entre otras cosas, sin quitar el mérito de Araya de subirse y entrevistar a este par de secos. Creo que no soy la única que sintió eso desde el público e incluso Erlend finalmente decidió poner fin a la conversación.

Pero hablemos del concierto. El Teatro Municipal acústicamente es una maravilla y escuchar las voces de este par desde el silencio, es algo que no se compara con nada. De verdad, era como estar solos, con la música resonando en un lugar que parecía estar vacío. La manera en que ambos se complementan no ha cambiado con el tiempo, ni tampoco ese don que ellos tienen de lograr abrazarnos con sus melodías. De hipnotizarnos y dejarnos así sin más, embobados con cada una de sus canciones.

Muchas emociones, muchas muchas emociones. El momento más hermoso fue con I Don’t Know What I Can Save You From y con The Weight of my Words, dos de mis favoritas que me hacen volver a la época de colegio en un abrir y cerrar de ojos, cuando recién conocí a estos cabros bonitos que me hacen tan feliz.

Al final, cuando creíamos que ya había terminado todo y Erlend y Eirik se habían ido del escenario, volvieron para seguir deleitándonos con tres canciones que no son parte de su primer disco. Mrs Cold, del Declaration of Dependence, y las más conocidas de Riot on an Empty Street, Misread y I’d Rather Dance With You, pusieron fin al show. Esta última incluyó a Gepe en la batería, como único invitado especial del dúo sobre el escenario.

Hay conciertos redonditos y este. Hay conciertos que te llenan el corazón de amor y los que ofrecen Kings of Convenience. Los quiero tanto que podría explotar. Esta es la segunda vez que los veo, pero espero que sean diez o veinte más. Creo que nunca me cansaría de escuchar sus perfectas voces. Creo que podría morir escuchándolos y no me quejaría ni un poco.

TAN HERMOSOS

Un vídeo publicado por Paulina Portal (@palaliu) el

explosión de amor 😌💖😌💖😌

Un vídeo publicado por @thepocketcl el

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout. En Instagram @palaliu.

Deja Un Comentario