“Mala Madre” es uno de mis discos favoritos del año pasado. La música de Camila Moreno siempre me ha generado cosas y la amo por eso, pero este trabajo en particular me llegó a lo más profundo; lo mismo sus videoclips y en especial el recién estrenado, “No parar de cerrar, no parar de abrir”.

Ya perdí la cuenta de las veces que lo he visto, estoy como hipnotizada y en trance. Aquí creo quedan en evidencia varias cosas: una de ellas es el cómo Camila Moreno ha crecido infinitamente en cuanto a su capacidad interpretativa, pero también queda a la vista una vez más su clara influencia en artistas como Florence Welch y Björk.

El video se grabó en el Cementerio Católico de Recoleta, está hecho en plano secuencia y fue dirigido por la misma Camila, en conjunto con Rodrigo Moreno. Mi parte favorita son las coreografías, esa fuerza, rabia y melancolía que proyecta todo, de principio a fin. También el hecho de que esté en blanco y negro, una característica que sin duda aporta un montón al sentimiento del video y lo que se quiere transmitir.

Ok, ahora me voy a verlo de nuevo. Hermoso, no sé qué más.

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout. En Instagram @palaliu.

Deja Un Comentario