Estamos en misión de revivir esta sección, así que vamos a empezar con una receta fácil y rica para que se puedan lucir frente a familiares y amigos en lo que queda del año. Les juro que cada vez que lo hago me piden la receta y me siento realizada, por eso se las comparto, para que lo lleven a un tecito o lo preparen como postre y las encuentren secas, todo con el menor esfuerzo posible.

Lo que necesitan:

– 2 paquetes de galletas (pueden ir probando con distintos tipos. Yo lo he hecho con galletas de mantequilla y con Oreo y ambas quedan exquisitas. Si se ponen creativas pueden mezclarlas también, siempre queda rico. Lo clave es no elegir solo una galleta muy seca como las de vino)
– 2 yogures naturales
– 2 yogures de chirimoya
– 1 tarro de leche condensada
– 1 sobre de mermelada de frutilla, frambuesa o
– Frutas para decorar (opcional)

En verdad es imposible más fácil de preparar:

1. Moler las galletas y en un molde circular (como los de torta) previamente enmantequillado, distribuir las galletas molidas para crear una capa. Esta es como la “masa” del cheesecake.
2. En un bowl aparte, mezclar los yogures con la leche condensada y luego verter la mezcla sobre la capa de galletas.
3. Esta es la única parte donde se pueden condorear: meterlo al horno por 30 minutos a una temperatura de entre 150° y 170° c. Para evitar errores, pongan el temporizador en el celular. También puede ir viendo cómo avanza la cocción y si cachan que le salen unas burbujitas y se ve más solido, cuajado como si no fuera yogur, está perfect y pueden sacarlo.

Les dejo unas fotos para que se guíen según esto.

(Se ve asqueroso, lo sé, pero el sabor es bueno igual)

4. Dejen que se enfríe un rato.
5. Poner la mermelada como una capa fina sobre la mezcla.

6. Si le quieren dar un toque más pro, pónganle frutos rojos, frutillas, arándanos, frambuesas o un mix. se ve más bonito y le agrega un sabor un poco más fresco.

¡Y listo, tenemos postre sin quemar la casa!

Mi recomendación personal, después de años de preparar esta delicia, es que lo dejen en el refrigerador un día antes de comerlo. El sabor es mucho mejor después de que “reposa” todo.

Y lo otro es que no tengan miedo de ponerse creativas con las galletas, las frutas, los yogures. Vayan probando o háganlo a su gusto, con yogures sin lactosa, leche condensada light o qué se yo.

Autor

Periodista intentando subsistir como tal. Me encanta que me recomienden series porque las veo todas, soy experta en comprar lo que se imaginen por internet y de vez en cuando prefiero escaparme al cerro con mi partner perruna que hablar con la gente.

Deja Un Comentario