Esta serie la vienen anunciando hace meses, pero quise ver un par de capítulos antes de recomendarla, y en eso ya llegamos al capítulo 4.
Reese Witherspoon, Nicole Kidman y Shailene Woodley son las protagonistas de esta serie que entrelaza el drama y la comedia, y que además cuenta con las primeras dos como productoras ejecutivas.

La historia empieza con declaraciones de testigos y comunicados de policías en que se establece que se va a investigar un homicidio y se empieza a interrogar a gente. No se sabe mucho de detalles, pero se habla de tres personas más especialmente: Madeline (Reese Witherspoon), Celeste (Nicole Kidman) y Jane (Shailene Woodley).

Y flashback. Primer día de clases, y todas las mamás corriendo al colegio a dejar a sus hijos. Madeline es una mamá que se dedica 100% a sus hijos y que se mete en todo lo que sea posible meterse en el colegio, lo que le queda perfecto a Reese Witherspoon. Celeste, interpretada por Nicole Kidman, tiene dos gemelos y un matrimonio que llama la atención de la gente porque los dos son regios estupendos (su marido es Alexander Skarsgard, Tarzán para los amigos) y son muy pasionales, lo que también es criticado porque “la gente mayor de 40 no es tan pasional”, pero que sin embargo tiene una cara de melancolía que te deja metido. Y, por último, la recién llegada y notoriamente más joven que el resto de las mamás Jane (Shailene Woodley) con su hijo Ziggy, de cuyo papá no se sabe nada pero se da a entender que es complicado.

Madeline se hace amiga de Jane al tiro y le presenta a Celeste y todo bien hasta que van al colegio a buscar a sus hijos y una niña que no puede verse más buena e inocente acusa a Ziggy de haber tratado de ahorcarla. Y PAH, dramón. Porque la niña es hija de Laura Dern, mamá trabajadora-exitosa-estupenda, quien pasa rápidamente a ser la mala de la película. Entre discusiones de qué hacer y cómo y a quién creerle, las cosas quedan tensas entre el trío de amigas y Laura Dern y sus secuaces que en verdad tienen poca pantalla. Después volvemos a los interrogatorios de los testigos que dicen que ahí empezó todo. CHÁN. Buena fórmula para dejar intrigado al espectador, que se pregunta quién se murió y quién lo mató.
Más allá del misterio, la serie toca varios temas sensibles, como la violencia y los efectos que tiene esta en el futuro, las relaciones de pareja y ex parejas y la relación con los niños, de una forma en la que por lo menos a mí todavía no me parece cliché, sino que hay que seguir averiguando y viendo capítulos para entender por qué los personajes actúan así.

No les quiero contar más porque me pongo sanguchito e’ palta y después me tachan de spoiler. Pero les cuento además que la serie está basada en un libro del mismo nombre, que está dirigida por Jean-Marc Vallée (el mismo de Dallas Buyers Club) y que tiene 7 episodios que duran casi una hora. Creo que ya les he dicho que me gusta el formato de miniserie, da la sensación de que es una película larga y con la fotografía y tomas de Big Little Lies, pasa eso. Se toman su tiempo, no es todo rápido, hay desarrollo y eso se agradece.

Lo mismo con la música, que juega un rol central. Me ha pasado varias veces que retrocedo una escena que encuentro bonita o emocionante solo para hacerle Shazam y saber qué canción es, y después de dos segundos me doy cuenta de que dicen el nombre de la canción o lo muestran. Cold Little Heart de Michael Kiwanuka, River de Leon Bridges, She’s so High de Tal Bachman y This Feeling de Alabama Shakes -me sopla mi Shazam- son algunas de las que me han llamado la atención.

Esta mezcla entre una historia contada de manera intrigante, un reparto que lo hace bacán, la fotografía y la música hacen que se las recomiende de todo corazón. No he visto el final, así que no les prometo que sea buena, pero hasta ahora he llegado todos los lunes después de la pega a bajarme los capítulos, y eso, creo yo, es mejor indicio que cualquier otra cosa.

Autor

Periodista intentando subsistir como tal. Me encanta que me recomienden series porque las veo todas, soy experta en comprar lo que se imaginen por internet y de vez en cuando prefiero escaparme al cerro con mi partner perruna que hablar con la gente.

1 Comentario

  1. Cold Little Heart de Michael Kiwanuka es una canción hermosa!!! no he visto la serie pero quizás deba darle un vistazo =)

Deja Un Comentario