Había estado mala para ir a la peluquería pero ya estaba bueno ya. Mi pelo me lo pedía a gritos y hace poquito me habían recomendado esta peluquería, ubicada en barrio Lastarria, así que quise ir a ver qué tals. En plena calle Villavicencio y a pasos del metro U. Católica está BOB Studio, un ameno rincón en el segundo piso de una casona, atendido por su dueña y otras peluqueras, todas taquilla y con pelos bacanes.

Agendé una hora para un viernes en la tarde con un sólo objetivo: cortarme la chasca. Decidí hace no mucho que el pelo corto es lo mejor y mil más cómodo, entonces después de obviamente buscar mil ejemplos de lo que quería, llegué a BOB y les mostré más o menos lo que era mi corte ideal. Muy amorosas, me ofrecieron tecito y todo el cuento.

Una de las gracias que tiene BOB Studio es que también funciona como barbería, así que todo es súper mixto. Por mi pololo sé lo que cuesta encontrar lugares donde hagan un buen corte de hombre y no quedar como tatita. Ya saben los cabros: en Lastarria tienen un espacio donde los recibirán con los brazos abiertos y los dejarán bien bellakos.

Ese día tuve la oportunidad de hablar con su dueña, Male, quien junto a su esposo abrió esta peluquería el 2015. Antes ella trabajaba en su casa y gracias a eso se hizo un buen grupo de clientas que han seguido fieles a su mano como peluquera, pero además han traído muchos clientes nuevos, tanto así que han pensado en abrir otras sucursales. Es que en verdad se nota harto que es un lugar donde el trabajo se hace con cariño, que tiene una identidad propia y que se esmera mucho por tratar bien a quien los visita.

La decoración es la raja. Detalles en cada rincón y además súper espacioso. Al ser antiguo, tiene ventales grandes y entra mucha luz, algo que siempre se agradece.

Volviendo a mi pelo, cuento corto, amé cómo lo dejaron. En realidad es un corte tipo bob muy simple y livianito, pero me encantó y era justo lo que quería. Tengo la impresión de que soy lo más fome que han hecho jaja; por las fotos que hay en su fanpage, hacen cosas mucho más osadas, trabajos de color cuáticos, cortes radicales, etc, pero yo esta vez quería algo más piola. De todas formas, si alguna vez quiero un cambio de look extreme, sé que voy a volver para allá.

Resumen: vayan no más, tiene todo el rato el The Pocket’s Seal of Approval 👌.

Ubicación: Villavicencio 323 Piso 2, Barrio Lastarria
Horarios: 10:00 – 19:00 hrs

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout. En Instagram @palaliu.

1 Comentario

  1. Estaba leyendo y aparentemente hay peluquerias que donan el pelito que van cortando, sabes algo de eso? algún dato? quiero mucho cortarme el pelo pero quiero donarlo tb, lo tengo suuper largo

Deja Un Comentario