El último año tuve la oportunidad de viajar mucho, lo que fue increíble porque fui a lugares mega inesperados que disfruté enormemente. Pero mi viaje a Corea fue distinto: era mi sueño desde hace muchos años y me esforcé muchísimo para lograrlo, por eso creo que es todavía más especial para mi compartir con ustedes la experiencia.

Este post tratará sobre mi estadía de dos semanas en Busan, segunda ciudad más importante y puerto más importante del país, situada en el extremo sureste de la península. Para llegar allí pueden hacerlo desde Incheon International Airport (인천공항) o Gimpo International Airport (김포국제공항) en Seúl y el vuelo dura aproximadamente una hora y media hasta Gimhae International Airport (김해국제공항), o hacerlo por tren rápido o KTX (sí, el mismo de la película de terror Train to Busan), lo cual demora tres horas y media desde el aeropuerto de Incheon y un poco más de dos horas desde Seoul Station (서울역), y los dejará en la famosa Busan Station (부산역), un lugar precioso para tomar fotos de noche.

Si van a irse en tren, lo recomiendo 100% porque es demasiado espectacular y cómodo. El ticket se puede comprar por Internet o en la misma estación y en nuestro caso costó $72000 KRW o $63 dólares de ida, pero depende del horario y si compran ida-vuelta con anticipación les costará menos. ¿Por qué es maravilloso? Tiene wifi, es muy amplio y limpio, te atienden muy bien y es muy preciso con las horas de llegada, además te permite llegar a prácticamente todo el país.

¿Qué debo tener para sobrevivir en Busan?

Esto se aplica para todo Corea, pero además del alojamiento y esas cosas, deben tener la moneda que es el won coreano, que acá es muy difícil de encontrar pero no tendrán problemas en el aeropuerto. También deben comprar una T – Money, que les permitirá usar el transporte público, pagar taxis e incluso en las famosas convenience stores como 7Eleven o GS, además que pueden comprarlas y cargarlas en todos lados y hay de muchísimos diseños preciosos.

En cuanto a apps, les recomiendo KakaoTalk que es de mensajería, Korial para el tren, Subway Korea para el metro y Naver, que es una plataforma increíble de buscador, traductor y mapas, ya que los coreanos prácticamente no usan Google.

En cuanto al idioma, si bien es recomendable tener nociones básicas de coreano y saber leer, que en mi caso fue muy bueno, no es para nada imprescindible, ya que todo está en inglés, las personas también hablan inglés y es muy sencillo comunicarse, además que todo está señalizado con colores y es muy amigable.

¿Qué hacer en Busan?

Busan es bastante grande y hay mucho por hacer, especialmente en primavera y en verano, ya que es el balneario coreano por excelencia, por eso me recordó bastante a Viña y Valparaíso, de verdad son bastante parecidos. Acá les dejo mis lugares favoritos:

Para comprar:

Nampo (남포) y Seomyeon (서면)

Creo que fuimos muchas veces por una razón muy sencilla: comprar. Sí, todas esas tiendas de maquillaje de sus sueños, ropa, cafés, restaurantes, comida callejera y el centro turístico de la ciudad están ahí.

Es muy fácil llegar, porque ambos son estaciones de metros en la línea 1 del metro y alrededor pueden encontrar atracciones turísticas famosas como Yongdusan Park (용두산 공원) y Busan Tower, Jagalchi Market (부산 자갈치시장), BIFF Square, llamada la calle de las estrellas debido a su instalación por el internacionalmente famoso Festival de Cine de Busan, y Lotte Department Store Busan (롯데백화점), uno de los famosos malls en la ciudad, donde visité la tienda de Line y KakaoTalk y fue maravilloso. Lo otro recomendable es recorrer las enormes estaciones de metro donde encontrarán muchísimas tiendas de ropa y accesorios muy baratas.

Pusan National University

Allí se encuentra una de las universidades más importantes de Corea y por supuesto es enorme. Al ser un “barrio universitario” está repleto de tiendas, bares, restaurantes de gastronomía de todo el mundo y cosas entretenidas por hacer como ir a los famosos Noraebang (노래방) o karaokes, jugar bowling, PC bangs y el Lotte Cinema. Lamentablemente lo descubrimos uno o dos días antes de regresar, pero es el lugar más barato que encontré para comprar ropa y accesorios. Para llegar, deben tomar la linea 1 del metro hasta Pusan National University Station (부산대역).

Shinsegae (신세계)

El Shinsegae Centum City Department Store está registrado en el Guinness World Records como el complejo comercial más grande del mundo, y literalmente es para gente con mucho dinero porque es algo así como un mall de lujo. De todos modos, hay muchísimas tiendas y sirve de paseo, de hecho compramos muchas cosas en una librería que no recuerdo el nombre y en otras tiendas como Muji. Además tiene muchos lugares para comer, así que super recomendado. Para llegar, deben tomar la linea 2 del metro hasta Centum City Station (센텀시티역).

Paseos culturales y turísticos:

Busan Gamcheon Cultural Village (부산 감천문화마을)

Le llaman el “Machu Pichu” de Busan porque se encuentra en la montaña y está compuesto por muchísimas casas coloridas y callejones decorados con muchos murales e intervenciones artísticas de vibrantes colores, me recordó de hecho a Cerro Alegre. Lo hermoso de Gamcheon es que las personas realmente viven ahí, puedes arrendar ropa de escolar o un traje tradicional llamado hanbok y tomar muchísimas fotos, recorres los cafés y restaurantes, comprar recuerdos y comida callejera, y además si juntas todos los timbres en un mapa te regalan una postal. Un must del lugar es tomarse una foto con la estatua del Principito y ciertos murales emblemáticos, así que prepárense para la fila gigante, aunque vale la pena.
Para llegar, deben tomar la linea 1 del metro hasta Toseong Station (토성역) y tomar un bus.

Beomosa Temple (범어사)

Uno de mis sueños en Corea era visitar un templo budista y este es uno de los más famosos del país, construido en el año 678 en el Reino de Silla. Además de la pagoda, el palacio real y las monumentales entradas, cuenta con un bosque al situarse en la montaña de Geumjeongsan. Realmente fue muy emotivo para mi ver la arquitectura antigua coreana desde cerca y una ceremonia budista, además de que pudimos almorzar en el comedor gratuito donde los monjes y trabajadores del templo dan comida a la comunidad y comimos bibimbap vegetariano (비빔밥), uno de los platos típicos del país.
Para llegar, deben tomar la linea 1 del metro hasta Beomosa Station (범어사역) y tomar un bus.

UN Memorial Cemetery (재한유엔기념공원)

Este lugar es para aquellos interesados en la historia. Busan fue un lugar estratégico en la Guerra de Corea y este cementerio conmemorativo de la ONU en Corea honra a soldados de la ONU de 16 países que murieron en batalla entre 1950-1953. Alrededor se encuentran parques, un centro cultural y el Busan Museum, y es bastante lindo en primavera por los cerezos en flor y el relato histórico que se encuentra allí. Para llegar deben tomar la linea 2 del metro hasta Daeyeon Station (대연역) y caminar aproximadamente media hora (quizás menos, pero nos demoramos mucho en encontrarlo).

Las playas Haeundae ( 해운대해수욕장) y Gwangalli (광안리해수욕장)

Busan es famoso por sus playas y es algo que sí o sí deben visitar si es que van. Haeundae es la más famosa y se repleta de gente en el verano, por lo que cuenta con un enorme complejo hotelero y es donde la mayoría de los turistas se hospeda. Entre sus atracciones se incluyen la isla de Dongbaek, Acuario de Busan, un muelle de yates, BEXCO y pueden visitar las decenas de restaurantes y tiendas de los alrededores.

Por su parte, Gwangalli es la preferida de los jóvenes y de aquellos que evitan las aglomeraciones de turistas, además que es un lugar mas romántico porque hay muchos cafés y de noche se puede disfrutar de las brillantes luces del Puente Gwangandaegyo (부산 광안대교). Como recomendación, si van en cualquier otra estación que no sea verano por favor vayan abrigadas porque el viento es del terror. Ambas playas tienen estaciones de metro con su nombre en la línea 2, así que es muy fácil llegar.

Momentos inolvidables en Busan

Creo que podría escribir muchos post al respecto, pero cada día en Busan será inolvidable y guardaré cada recuerdo en mi corazón. Si pudiera elegir algunos, serian:

– Quedarme en una universidad coreana: como fui a hacer una pasantía, estuve en la Busan University of Foreign Studies, de modo que pude vivir desde adentro la experiencia de ser una “estudiante más” en Corea, alojarme en el dormitorio, compartir con los estudiantes, tomar el bus, recorrer el campus y en especial hacer amigas, que no sé si lean esto, pero las adoro porque gracias a ellas el viaje fue maravilloso.

– Visitar las tiendas de maquillaje y skincare: Saben que soy una loca por las marcas coreanas y casi lloré cuando vi las primeras tiendas una al lado de la otra, como Etude House, Tony Moly, Innisfree, Skinfood, The Face Shop, Holika Holika, entre otras, y podía comprar lo que siempre había querido (a más de la mitad del precio que en Chile), probar los productos y recibir el anhelado “service”, que es cuando te dan muestras o regalos especiales con tus compras.

La comida coreana: es bastante obvio, pero tenía muchas ganas de probar distintos platos y compararlos con los que había comido en Chile. Todo me gustó mucho, en especial la comida callejera, porque al igual que todo en Corea era muy linda, además de comprar snacks y cosas de la vida diaria en los convenience stores.
Mis elegidos son definitivamente el pollo frito y el bingsu, que es un postre enorme a base de hielo, helado, frutas y salsas o leche condensada.

– Tatuarme en Corea: hace mucho tiempo que uno de mis sueños era tatuarme en Corea, ya que estoy enamorada con el desarrollo de los mini tatuajes allá. Cuando la oportunidad de viajar a Corea se hizo real, comencé a investigar sobre tatuadores en Busan y llegué a Handitrip (핸디트립), que tenía todo lo que estaba buscando. Como tengo KakaoTalk, lo contacté por ese medio y concertamos la cita sin ningún problema, le dije qué diseño quería, la ubicación y el tamaño.

Todo era extremadamente higiénico y meticuloso, pese a ser un diseño tan pequeño, el tatuador dedicó mucho tiempo a los detalles, mezclar los colores y darle una apariencia lo más real posible, además me dolió muy poco. Oficialmente tengo el mejor recuerdo que podría haber pedido.

– Visitar la estatua de las mujeres de consuelo frente al Consulado de Japón: slgo que siempre quise hacer y cuando supe que hace un par de meses pusieron una estatua en Busan, sabía que era mi deber ir y fue un momento que me marcará para el resto de mi vida (el impacto fue tal que incluso lloré). A las personas que estaban allí tomando fotografías o documentando les pareció increíble que viniéramos desde tan lejos en Chile y supiéramos la historia, nos tomaron fotos, conversamos con ellos y de verdad me sentí muy agradecida por haber estado allí.

– Primavera en Corea: mis flores favoritas son las de cerezo y tengo una especie de obsesión con ellas, de modo que no pude viajar en mejor momento. Pese a la lluvia, pude ver los arboles florecidos por todos lados, ir a Starbucks y probar el famoso latte y el pastel de cherry blossom, y asistir al Busan Nakdong River Canola Flower Festival o Changnyeong Nakdonggang Youchae Festival (창녕 낙동강유채축제) en Daejeo Ecological Park al borde del Río Nakdong, donde miles de flores amarillas se extienden por casi un kilómetro cuadrado y todos asisten en familia y pareja, hacen picnics, comen comida callejera en los puestos y toman fotos increibles durante el mes de abril cada año.

– Practicar el idioma y llevar a la práctica lo que había estudiado: Fue increíble que todo lo que había investigado y leído tanto para la docencia como en mi carrera académica en el Magíster y el Doctorado, todas esas horas y sacrificio intentando aprender un idioma tan difícil, incluso todo lo que había visto en los dramas se hizo real y era capaz de observar las prácticas sociales, conversar, comprar comida, pedir direcciones, tomar el metro, leer las señaléticas de las calles en fin, todo ese camino se materializó en dos semanas y definitivamente me siento una persona diferente tras regresar.

Niñas, si les interesa Asia y Corea en particular, por favor no dejen de esforzarse ni abandonen sus ganas de visitar el país, de verdad es increíble y aprenderán muchísimo. Lo único que quiero es volver y quedarme más tiempo para conocer Seúl en profundidad así como otras ciudades, pero por ahora, gracias Corea por ser tan bacán y sorprendente.

Autor

Soy Analista Político Internacional, tengo 28 años y cuando no estoy escribiendo, horneo galletas. Fan de Corea y su cultura, tomo mucho té, me gustan los edificios bonitos.

2 Comentarios

  1. No conozco la historia de las mujeres de consuelo y no contaste nada :(

    Mi sueño es ir a Corea. Sé muy poco coreano pero puedo leer, así que me falta retomar las clases y ahorrar para poder ir. Siempre me concentré en ir a Seul pero debo añadir Busan a mi lista. Muy emocionada por tu paseo y las tiendas de maquillaje, yo creo que cuando vaya, llevaré la maleta vacía para comprar todo allá.

  2. Acabo de leer todo y cada vez más me dan más ganas de visitar Corea y quién sabe hasta vivir allá.
    Siempre todo se ve tan lejano a la vista pero seguiré esforzándome y averiguando sobre este hermoso país. ¡Gracias por tu bello post!

Deja Un Comentario