Get Out y Una Mujer Fantástica fueron mis películas favoritas de abril y a continuación les cuento por qué. También sobre las cinco restantes que vi; unas que me encantaron y otras que derechamente no son para mi y no recomendaría para nada. ¿Cuáles vieron ustedes? ¿Me recomendarían alguna para mayo?

Una Mujer Fantástica (2017)

Sebastián Lelio cacha caleta y es para mí el mejor director chileno del momento (sí, en mi corazón supera a Pablo Larraín, aunque en verdad para qué hacerlos competir, los dos son unos secos). Una Mujer Fantástica fue probablemente lo más hermoso que vi en abril y me agradezco a mi misma haber decidido ir a verla al cine apenas se estrenó, porque definitivamente es una película para apreciar en el mejor formato y en su máxima expresión.

Desde Daniela Vega como actriz hasta la delicadeza pero potencia y magia con la que la película presenta un tema como la transexualidad, hacen de La Mujer Fantástica una cinta que a mi parecer marca un antes y un después en el cine chileno. Da esperanzas de que vamos por un buen camino, que nos estamos atreviendo a hablar cosas de las que antes no, a ponerlas sobre la mesa y a debatirlas. Es un paso y queda mucho (la misma historia de la película lo muestra y hace que nos sintamos terrriblemente frustrados en cierto sentido), pero es un paso al fin y al cabo y en mi opinión es MUY importante que se dé. Nota: 9/10.

What We Do In The Shadows (2014)

Meses atrás vi Hunt for the Wilderpeople, la más reciente película del neozelandés Taika Waititi. Nunca había visto completa What We Do In The Shadows, su anterior trabajo, sólo por partes porque mi pololo la ama. Se trata de un mockumentary, es decir un documental falso en formato parodia y donde sus protagonistas son vampiros, uno de ellos interpretado por el mismo Waititi.

Básicamente, cuenta la historia de un trío de vampiros que viven en Nueva Zelanda actual y que tratan de hacer sus vidas insertados en una sociedad moderna. La película entera es una estupidez y es para cagarse de la risa porque se trata de un humor muy inteligente: se burla de los típicos códigos de los vampiros y, como leí por ahí, es una película de vampiros perfecta para quienes en general no gustan de las películas de vampiros. Estoy súper de acuerdo y por lo mismo es que la recomiendo tanto. (Está en Netflix, ¡yay!) Nota: 8/10.

Get out (2017)

Si les gusta el terror psicólogico tanto como a mi, es demasiado necesario que vean Get Out. Está en los cines así que no les será difícil, pero yo no me aguanté y después de ver el trailer, tuve que verla apenas estuvo para bajarla. El argumento tiene al racismo como principal objeto de atención y todo se centra en el paseo que un cabro afromericano (Daniel Kaluuya) hace con su polola (Allison Williams) a la casa de los papás de ella, para conocerlos por primera vez después de cuatro meses de relación. Según le dice, ellos son las personas menos racistas del mundo, votaron por Obama, etc, así que no tiene de qué preocuparse.

El problema es que de a poco la cosa empieza a ponerse rara y el protagonista comienza a sentirse incómodo por ciertas actitudes. Les dejo ahí la premisa porque no quiero arriesgarme con spoilers, pero sólo enfatizar de nuevo que porfa, véanla. Si les gustó The Visit, The Gift y The Invitation, tres películas que les recomendé en anteriores posts, es muy probable que esta también les guste caleta. Nota: 10/10.

Bachelorette (2012)

Hoy en pendientes que aplazo por siglos. Desde que se estrenó Bachelorette en 2012 la tenía entre las películas que quería ver, hasta que por fin lo hice y en realidad fue sólo porque la pillé en el cable. Si no la han visto, les resumo para que se hagan una idea: Bachelorette es, creo yo, como The Hangover pero versión mujer. La dinámica es la misma. Amiga se casa y hay carrete de por medio, quedan chapicos, harto copete, situaciones muy weonas.

La protagonizan puras cabras que me caen bien: Kirsten Dunst, Rebel Wilson, Lizzy Caplan e Isla Fisher, pero pucha no sé, me aburrió ene. De partida me cayeron todas mal y no logré nunca empatizar con la historia; yo que el personaje de Rebel Wilson les hubiese devuelto el bullying a todas por insoportables. Todo bien Bachelorette, pero si tuviera que elegir una película sobre amigas y un matrimonio, me quedo ocho mil veces con Bridesmaids. Nota: 5/10.

Little Men (2016)

Para los chilenos (o al menos para mí), Little Men tiene una importancia aún mayor: actúa Paulina García en su primer papel en una película en inglés. Muy elogiada en Sundance, se trata sobre la amistad de dos niños que se hacen amigos pese a venir de orígenes distintos. Uno es latino, hijo de una costurera (García), y el otro de una familia de más plata, que viene de Manhattan a vivir a Brooklyn tras la muerte de su abuelo. La cosa se complica cuando problemas entre sus papás empiezan a repercutir también en la amistad de ellos.

Little Men es de esas películas que de una manera muy cotidiana terminan presentando una gran crítica social. Los adultos pueden llegar a ser muy poco empáticos, esa es realmente la conclusión; los más jóvenes a veces sí pueden ser la esperanza que en ocasiones les negamos. Las actuaciones, un siete, en especial la de la ya mencionada, los niños y el seco de Grer Kinnear. Nota: 8/10.

¡Átame! (1989)

Súper vieja, pero nunca antes la vi. Pedro Almodóvar es uno de los directores a los que intento seguirle siempre el rastro, pero como ¡Átame! fue estrenada apenas dos años después de que nací, solía estar en el cajón de pendientes. Con un mega joven Antonio Banderas, la película es sobre un psicópata que tras obsesionarse con una famosa actriz porno (Victoria Abril), decide raptarla y tenerla secuestrada en la propia casa de ella. Una cosa lleva a la otra, y empiezan a formar una relación mucho más estrecha que en un comienzo.

Con los tintes de comedia clásicos de varias cintas de Almodóvar, ¡Átame! muestra la capacidad actoral de Banderas y el que haya sido por siempre seco para poner cara de pscycho. Amo mucho La Piel que Habito y siento que más de 20 años después, el director y el actor españoles siguen siendo esa dupla dinámica que quisiera ver mil veces más. Nota: 7/10.

Morgan (2016)

Lo que me pasó con Morgan es que todo es demasiado predecible y nadie hace nada para evitarlo. Obviamente no les contaré qué pasa, pero sí un poco sobre el argumento de la película. Anya Taylor-Joy es una humana híbrida creada por una empresa que trabaja en inteligencia artificial. Tiene cinco años, pero ya es una adolescente y empieza a mostrar comportamientos violentos, lo que hace que llamen a una experta, interpretada por Kate Mara, para averiguar cómo solucionar la situación.

No la encontré derechamente mala, sin embargo creo que se cae en cómo está contada la historia y al menos en mi caso no sentí nunca el click que me hace enganchar con una película. Además creo que la presencia de Jennifer Jason Leigh, una cuática y seca, está totalmente desaprovechada, una verdadera lástima sabiendo lo que puede llegar a hacer si le dan un buen papel. Personalmente, no la recomendaría en esta ocasión. Nota: 4/10.

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout.

1 Comentario

  1. Te super recomiendo Sufragette, que habla sobre la lucha de las mujeres por el voto femenino en Inglaterra. Es buenísima.

Deja Un Comentario