Dos documentales, dos películas de monstruos, dos dramas para quedar con el corazón en la mano y un clásico del terror psicológico son parte de las siete películas que vi en junio. Tomen nota y ya saben, como siempre espero también sus recomendaciones:

Colossal (2016)

La premisa es bizarra, pero haré el intento: Gloria (Anne Hathaway) vuelve a su ciudad natal luego de que su pololo la dejara, aburrido de su estilo de vida (mucho carrete, mucho copete). En paralelo, las noticias en la tele se llenan de imágenes de un monstruo que está dejando la embarrá en Corea del Sur y que supuestamente ya habría sembrado el pánico años atrás en Seúl. Entre todo el caos que hay en su cabeza, Gloria colapsa al darse cuenta de una extraña conexión entre ella y el monstruo que está a miles de kilómetros de distancia. Ahí empieza el misterio.

Colossal es una comedia de ciencia ficción. Pasan cosas que no tienen sentido y que no hace falta cuestionárselas, porque es ese el estilo de la película, así que hay que sentarse a verla con eso en mente. Por otro lado, sabemos lo bien que le queda a Anne Hathaway este género y aquí su histrionismo la ayuda una vez más. No es una película que le recomendaría a todo el mundo, pero en mi caso me entretuvo y la recomiendo a todos los que la gozan con cintas de Kaijus haciendo de las suyas. Nota: 8/10.

Jacob’s Ladder (1990)

Me acuerdo haberla visto varias veces en el Blockbuster, cuando la sección Terror era algo así como el pasillo prohibido. No hay película protagonizada por Tim Robbins que no me guste; siempre que le pongo play a una, estoy convencida de que estará a otro nivel. Así pasó también con Jacob’s Ladder. La historia aquí nos presenta a Jacob, un ex soldado de la guerra de Vietnam que hoy intenta rehacer su vida trabajando en la oficina de Correos en Nueva York. No es fácil porque cada tanto le vienen recuerdos de un confuso episodio en la guerra, además de repentinas alucinaciones que le impiden hacer su vida de manera normal.

Si les gusta el terror psicológico como a mi, este es un clásico que no pueden dejar de ver. Jacob’s Ladder lleva la paranoia un paso más allá, con imágenes que difícilmente se sacarán rápido de sus cabezas, además de una cuota importante de referencias bíblicas que la convierten en una cinta mitológica de culto. Fue mi favorita del mes, he tenido que repasarla un par de veces para que todo cuaje, y si la recomiendo es porque de verdad creo es un imperdible definitivo de comienzos de los 90. Nota: 10/10.

The Monster (2016)

Segunda película de monstruos que vi este mes. The Monster comienza presentándonos una tormentosa relación entre una mamá joven y su hija, condicionada principalmente por el problema de alcoholismo que tiene la madre. Como esto ya no da para más, deciden que la niña se irá a vivir con su papá: agarran juntas el auto y parten a la ciudad donde vive él. En medio de la carretera, en plena lluvia y sin ningún otro auto acompañándolas en el camino, ocurre un accidente que las hace quedar varadas a la espera de ayuda. El único “pero” es que en realidad no están solas.

Aunque no es una graaaan película de monstruos, creo que el mérito que tiene The Monster es especialmente lo de la relación madre-hija. Su director, Bryan Bertino, sabe cómo hacer que las relaciones humanas avancen casi a la par con la situación de alto riesgo que están viviendo sus protagonistas. Pasa también en The Strangers (otra de sus cintas), donde un hombre y su novia, quien le acaba de decir que no se va a casar con él, se ven atrapados en una casa con asesinos enmascarados. Ese terror que te incomoda no sólo en lo incierto, sino también en lo real y humano. Nota: 6/10.

Lilya 4-Ever (2002)

Esta es de esas películas que encuentras en las listas de películas más dramáticas, depresivas y terribles que vas a ver antes de morir. Es de origen sueco y nos sitúa en la antigua Unión Soviética, donde una joven de 16 años llamada Lilya vive en un barrio pobre con su mamá y el novio de ella, quienes tienen planes de irse por una mejor vida a Estados Unidos. Lo que Lilya no sabe es que no está pronosticado llevarla con ellos. De ahí en adelante, miseria.

Lilya 4-Ever presenta el lado más crudo de la esclavitud sexual, una realidad de la que muchos países aún no están libres, y de la que, hasta el día de hoy, menores de edad son las principales víctimas. Al mismo tiempo habla mucho de la amistad como el único antídoto contra el abandono; he aquí la parte emotiva de la historia. Desgarradora como pocas que haya visto, pero aún así es elegante y en ningún minuto sientes que abusan del morbo, algo que por supuesto siempre se gana un clap clap. Nota: 9/10.

Finding Vivian Maier (2013)

Por si no conocen la historia, les contaré un poco sobre el que considero uno de los más importantes descubrimientos de la fotografía en la última década. Vivian Maier fue una fotógrafa oculta, que entre los años 50 y los 90 se desempeñó como niñera en Chicago y Nueva York, sacando fotos cada vez que salía a la calle y guardando los rollos de una manera casi compulsiva. En 2007, un hombre llamado John Maloof fue a una subasta en busca de material para hacer un libro sobre Chicago y compro una caja con un montón de rollos sin revelar. Eran las fotos de Vivian Maier.

Este documental inspecciona la historia de una mujer que en vida nunca tuvo la fama, pero que hoy es considerada una de las mejores exponentes contemporáneas de la fotografía urbana. Pionera de la selfie-espejo, aquí también se muestran detalles más oscuros de su personalidad, todo desde los testimonios de quienes la tuvieron como niñera en sus infancias, y que nos hacen pensar que ella quizás nunca quiso esa fama. Una clara prueba de que no siempre las mentes brillantes quieren o tienen que necesariamente brillar. Nota: 9/10.

Los Niños (2016)

Los Niños es el nuevo trabajo de la chilena Maite Alberdi, que se hizo mundialmente conocida con su anterior documental, La Once. Aquí conocemos a un grupo de adultos con Síndrome de Down, quienes van desde hace años al mismo colegio, donde además trabajan remuneradamente en la cocina, haciendo repostería. Cada uno tiene sus problemas personales, sus relaciones amorosas e inquietudes frentes a la vida, que ellos se dan cuenta no es igual que para el resto de las personas.

Lo que hace Maite Alberdi es dejarnos entrar a un mundo para muchos desconocido, mirarlo de cerca, empatizar y, por sobre todo, entender. Los Niños es honesta y se hace corta, porque también es muy entretenida y logras encariñarte con cada uno de sus protagonistas (algunos más que otros, Rita tqm). No sé si sigue en el cine, pero si tienen la oportunidad de verla, háganlo, son de esas cosas que le hacen cariñito al alma. Nota: 8/10.

Okja (2017)

Hace no mucho les contamos de Okja, la primera película de Netflix estrenada en Cannes y que pone una vez más sobre la mesa el debate en torno a la industria animal. Hay muchos documentales que exponen la crudeza que hay detrás del negocio de la carne, pero esta cinta, al ser de ficción, pone un factor emotivo que definitivamente es lo que termina destrozándote todavía más cuando la ves.

Okja es una “súper cerda” creada por una multinacional y enviada a una granja en Corea del Sur para ser cuidada por 10 años. Su mejor amiga es Mija, una niña con quien creció y acompañó toda su infancia recorriendo montañas. Cuando la gente de la empresa llega para llevársela, empieza la aventura más triste de la vida de Mija, quien hará lo imposible por salvar a su mascota. Aunque hay cosas que no me gustaron de la película, como el humor “sádico” a ratos agobiante, sí reconozco que me llegó en lo más profundo y lloré con hipo. El elenco, además, es buenísimo: Tilda Swinton, Paul Dano, Lily Collins y Jake Gyllenhaal, para que se hagan una idea. Nota: 9/10.

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout. En Instagram @palaliu.

Deja Un Comentario