El lunes 21 de agosto de 2017 pasará a la historia chilena como el día en que el Tribunal Constitucional rechazó los requerimientos de inconstitucionalidad presentados por un grupo de diputados y senadores respecto al proyecto de ley que regula la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales. Sin duda recordaré este día toda mi vida, al igual que todas las mujeres en Chile.

El 31 de mayo de 1931, bajo la administración del Presidente Carlos Ibáñez del Campo, se dictó el Código Sanitario que permitía el aborto terapéutico en el Artículo 119. Durante la administración del Presidente Eduardo Frei Montalva se modificó este código manteniendo la existencia de la interrupción del embarazo con fines terapéuticos.

1989 fue el año en que nací, en julio, y también el último año de la dictadura militar liderada por Augusto Pinochet. Ese mismo, el día 24 de agosto, se promulgó la Ley 18.826 que sustituye el Artículo 119 del Código Sanitario.

Llegué al mundo viviendo en uno de los nueve países donde a las mujeres se les prohíbe el derecho a interrumpir su embarazo, sin excepciones. Hace un mes cumplí 28 años y desde hoy, si algún día quedo embarazada y mi feto es inviable o está en riesgo mi vida, el Estado de Chile garantizará mi derecho a interrumpir mi embarazo. También podré hacerlo si soy víctima de violación.

¿Quiero que eso pase? Por supuesto que no. Ninguna mujer aborta por gusto, pero desde hoy cada mujer en este país tiene la opción de hacerlo bajo estas tres causales. Un paso importantísimo hacia el aborto, ojalá algún día no muy lejano, en infinitas causales. Estoy feliz, ayer lloré mientras veía los comentarios de mis amigas en redes sociales y entre todas nos enviábamos emocionadas la noticia por Whatsapp.

Sin embargo, pensé: ¿cuántas mujeres en estos 28 años fueron objeto de violación a sus derechos humanos fundamentales? ¿Cuántas tuvieron que morir por lo mismo? ¿Cuántas mujeres tuvieron que llegar al fin de su embarazo con su bebé muerto dentro suyo o sabiendo que no sobreviviría al nacer? ¿Cuántas mujeres (muchísimas de ellas niñas) tuvieron que dar a luz a un hijo producto de una violación, cargando con esto con un doble sufrimiento?

A todas esas mujeres les quiero pedir perdón, porque nunca he estado embarazada ni pienso estarlo, entonces no sé cómo se siente. Les pido perdón porque ahora yo tendré ese derecho, que espero nunca tener que invocar para interrumpir mi embarazo en esas terribles circunstancias. Cada persona de esta sociedad debe pedirles perdón, pero a la vez, esta nueva realidad es una forma de ejercer memoria histórica, de no olvidar lo que pasaron, y seguir luchando (como en cada derecho que hemos logrado) para que más temprano que tarde tengamos el derecho al aborto libre y seguro.

Celebremos. Merecemos celebrar y abrazarnos entre nosotras, celebremos en honor a las que ya no están y en especial, a aquellas que aún sufren. Celebremos a modo de protesta por cada comentario estúpido, ignorante y violento que debemos leer y escuchar todos los días. Nos ganamos ese derecho, uno que sea.

Autor

Soy Analista Político Internacional, tengo 28 años y cuando no estoy escribiendo, horneo galletas. Fan de Corea y su cultura, tomo mucho té, me gustan los edificios bonitos.

4 Comentarios

  1. Cony, excelente columna. Soy una de las que celebró ayer el veredicto del TC.
    Ahora ojo, no es que desde el día de ayer se pueda optar por abotar si estas dentro de las tres causales. Falta que la sentencia sea publica para ajustar el proyecto de ley aprobado por el Congreso, la promulgación y publicación de la ley con su reglamento.
    Si bien son tramites, sin ellos no podemos considerar a Chile como un país que permite el aborto en ciertos casos.
    Esperemos que estos sean hechos con la rapidez que condice la materia y que al momento de ejercer el derechos no sean medre tadas por nuestro actual sistema de salud.

    • De verdad estoy mega asustada con el proceso que falta. No lo puse para ser positiva 😔
      Gracias por compartir esa información, es súper relevante para estar más atentas que nunca 💗

  2. “Ninguna mujer aborta por gusto”… esta frase me quedó dando vueltas, porque decir “ninguna” es poco preciso. De hecho, para algunos este es un punto de avanzada a la despenalización total del aborto. Se que mi comentario no va a cambiar la postura de quienes apoyan el aborto sea por las 3 causales o sea bajo la causa que sea, pero así como se rinde homenaje a las mujeres que perdieron la vida por un embarazo o sufrieron con el embarazo de un violador, no puedo dejar de pensar en las vidas de los inocentes que nunca sabremos que hubieran escogido.

Deja Un Comentario