*En la foto Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Rose McGowan, Lea Seydoux, Jessica Barth, Asia Argento, Kate Beckinsale, Cara Delevingne, Ashley Judd, Claire Forlani, Emma de Caune, Mira Sorvino, Rosanna Arquette, Ambra Battilana Gutierrez, Heather Graham y Florence Darel. Todas acusan a Weinstein de haber acosado o abusado de ellas.

Lo peor es que no sorprende. En estos últimos días no he dejado de escuchar y de leer en redes sociales el nombre de Harvey Weinstein. Sólo anoche pude darme el tiempo de revisar con detención todo el asunto y mi primera reacción, aparte de sentirme profundamente asqueada, fue el pensar que esto no tiene nada de raro. Eso es realmente lo aterrador.

La situación es la siguiente: Harvey Weinstein, cofundador de Miramax y uno de los hombres más poderosos de Hollywood, está siendo acusado de reiterados acosos y abusos sexuales entre los años 90 y los 2000. Tras el completo reportaje de Ronan Farrow en The New Yorker, esta cosa explotó. El hijo de Mia Farrow y Woody Allen no ha tenido reparos en denunciar anteriormente a su propio padre, cambiarse el apellido por el materno y cuestionar el por qué cada vez que el director saca una película nueva, nadie le pregunta en las conferencias de prensa sobre el caso de abuso sexual a su hijastra.

Fue este reciente reportaje el que impulsó a Angelina Jolie, Rose McGowan, Gwyneth Paltrow, Cara Delevingne y muchas otras, a sacar a la luz sus propios traumas con Weinstein. Fue algo así como un empujón para desahogar también una verdad que quizás cuánto tiempo tuvieron reprimida.

Para Gwyneth Paltrow fueron 22 años. Durante el rodaje de la película Emma, Weinstein no tuvo reparos en proponerle un masaje y después amenazarla con que no le contara a nadie. Esta “táctica” del masaje se repite entre los testimonios y al parecer es una de sus favoritas, pero lo grave es que entre las acusaciones resulta ser de las más “inocentes”. Violaciones y corridas de manos son actualmente parte de las investigaciones que se están haciendo entorno a su nombre. Aún así, insisto: no me extraña nada.

Hombres como Harvey Weinstein en la industria de la entretención está lleno. En el fondo creo que se les da fácil. “Soy poderoso, millonario, hay mujeres lindas, estoy ready”. Muchas de las actrices que se han atrevido a hablar coinciden en un punto, y es que el tipo les daba miedo porque, si él quería, con sólo mover un dedo podía arruinar sus incipientes carreras. He ahí la razón del silencio. Más de dos décadas de un silencio cómplice que no era más que un secreto a voces y que por mucho tiempo permaneció así.

Lea Seydoux, quien también recientemente se sumó a las denuncias, lo dice: “Esto era lo más asqueroso. Todo el mundo sabía de lo que Harvey era capaz y nadie hacía nada”.

También está la culpa. Una de las historias más fuertes es la de Asia Argento, quien confesó que Weinstein la violó. Ella tenía 21 años y grababa una de sus primeras películas de habla inglesa, B Monkey. Le dijeron que había una fiesta con gente de la productora y cuando llegó al hotel donde supuestamente era la fiesta, estaba Weinstein solo. En bata. Ahí ocurrió todo: Weinstein la forzó a abrir las piernas para hacerle sexo oral; Weinstein la violó. Entre todo lo que declaró Argento para The New Yorker, está la culpabilidad por no haber luchado físicamente para zafarse de la situación. “El tema con ser una víctima es sentirse responsable”, dice. “Porque, si hubiese sido una mujer fuerte, le hubiera pegado en las bolas y habría corrido. Pero no lo hice. Entonces me siento responsable”.

Poco tiempo después, la hija del director Dario Argento, dirigió y protagonizó Scarlet Diva. En la película había una escena similar, evidentemente inspirada en este episodio: un tipo abusaba de ella. La diferencia es que aquí ella sí corría.

La polémica lleva pocos días y ha crecido un montón. TMZ como siempre haciendo lo suyo modo SQP, hoy sigue los pasos de Weinstein, quien entiendo se fue a internar para rehabilitarse de su adicción al sexo. Mientras, continúan apareciendo testimonios como el que sólo ayer publicó Kate Beckinsale en su Instagram. Personalmente, me afecta en particular una frase, y es cuando ella cuenta que, tiempo después de haber tenido un encuentro incómodo con él a sus 17 años, el tipo le pregunta si acaso él en esa ocasión había abusado de ella o no. ¿Cuántas mujeres tienes que haber abusado en tu vida como para olvidarte de la cara de una de tus víctimas?

I was called to meet Harvey Weinstein at the Savoy Hotel when I was 17. I assumed it would be in a conference room which was very common.When I arrived ,reception told me to go to his room . He opened the door in his bathrobe . I was incredibly naive and young and it did not cross my mind that this older ,unattractive man would expect me to have any sexual interest in him .After declining alcohol and announcing that I had school in the morning I left ,uneasy but unscathed.A few years later he asked me if he had tried anything with me in that first meeting .I realized he couldn’t remember if he had assaulted me or not .I had what I thought were boundaries – I said no to him professionally many times over the years-some of which ended up with him screaming at me calling me a cunt and making threats, some of which made him laughingly tell people oh “Kate lives to say no to me .” It speaks to the status quo in this business that I was aware that standing up for myself and saying no to things,while it did allow me to feel uncompromised in myself,undoubtedly harmed my career and was never something I felt supported by anyone other than my family.I would like to applaud the women who have come forward , and to pledge that we can from this create a new paradigm where producers,managers,executives and assistants and everyone who has in the past shrugged and said ” well, that’s just Harvey /Mr X/insert name here ” will realize that we in numbers can affect real change.For every moment like this there have been thousands where a vulnerable person has confided outrageous unprofessional behavior and found they have no recourse, due to an atmosphere of fear that it seems almost everyone has been living in .I had a male friend who, based on my experience,warned a young actress who said she was going to dinner with Harvey to be careful. He received a phone call the next day saying he would never work in another Miramax film ;the girl was already sleeping with Harvey and had told him that my friend had warned her off.Let’s stop allowing our young women to be sexual cannon fodder,and let’s remember that Harvey is an emblem of a system that is sick,and that we have work to do.

Una publicación compartida de Kate Beckinsale (@katebeckinsale) el

Es muy probable que sigan apareciendo historias. Hoy me acuerdo de la frase de Seth McFarlane en los Oscars del 2013, cuando al presentar a las nominadas a Mejor Actriz, bromeó diciendo “felicidades, ustedes cinco ya no tienen que fingir que se sienten atraídas por Harvey Weinstein”. Me acuerdo perfecto y me siento mal por no haber detectado la alerta tras esa denuncia disfrazada de chiste. Probablemente ese es el problema: que para muchos los abusos siguen siendo chistes, exageraciones, mentiras de mujeres que sólo quieren llamar la atención. Y así es cómo a veces ni nos damos cuenta, porque la violencia de género lamentablemente sigue estando camuflada como una realidad natural. Bromear sobre este tipo de cosas aún es normal y si nos enojamos con quienes las hacen, nos tildan de cuáticas.

Otra cosa dice Beckinsale en su publicación y es la razón por la que todo esto no me resulta raro: Weinstein es parte de un sistema que está enfermo. Probablemente no será el primero ni el último en hacer uso de su poder para denigrar y humillar mujeres. Lo hizo él, pero también lo ha hecho un viejo platinado que se siente con el derecho de, según sus palabras, “agarrarnos por la vagina”. Ese señor hoy es presidente de Estados Unidos, con eso les digo todo.

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout. En Instagram @palaliu.

Deja Un Comentario