Septiembre y octubre han estado cuáticos y por eso la demora en sacar este post. Y así como los meses han estado intensos, también lo estuvieron las últimas películas que vi, todas o la mayoría de ellas brígidas a su manera. Septiembre me entregó It y se lo agradezco hasta la muerte, pero también varias otras que de una u otra forma me marcaron en el inicio de la primavera. Se las dejo todas acá:

The Beguiled (2017)

Las películas de Sofia Coppola en general me gustan, las sigo y trato de verlas cada vez que se estrenan. El problema es que creo que ninguna ha podido superar nunca a Lost in Translation. Después de Somewhere y The Bling Ring ya anduve perdiendo un poco la fe, y aunque esta fe se renovó cuando supe de The Beguiled (o “El Seductor”, como llegó a Chile), la verdad es que también me dejó con gusto a poco. La mejor descripción creo que es una que he leído en varios lados: una nueva Vírgenes Suicidas, pero más del pasado. Y peor.

En este remake de la cinta antes protagonizada por Clint Eastwood, la historia nos sitúa en una escuela femenina norteamericana, en plena época de guerra civil. Ahí viven siete mujeres que se dedican a estudiar, bordar y pasar el tiempo aisladas, sin muchas distracciones. Eso hasta que un día llega una visita inesperada: un soldado herido, encontrado por una de las más chicas en el bosque, y que evidentemente necesita ayuda. Su llegada abre una fuente de curiosidad e inquietud para las demás, alterando la paz que solía haber en la casa. Mala mala no es; visualmente es la raja y tiene esa clásica femineidad que explota Coppola, sólo me pasa que no engancha y finalmente, cuando llegan los créditos, sólo se queda con un “meh”. Nota: 6/10.

It (2017)

Con decirles que fui a verla tres veces al cine, ya queda claro. It puede no ser una película perfecta (al verla más de una vez he podido identificar sus errores), pero se convirtió definitivamente en mi obsesión número uno de septiembre y una de las más importantes del año. Todo comienza en Derry, un pequeño pueblo de Estados Unidos donde misteriosamente empiezan a desaparecer niños. Uno de esos niños es Georgie, el hermano pequeño del tartamudo Bill, quien al no poder aceptar que su hermano esté muerto, decide pedir a sus amigos que lo ayuden a buscarlo. ¿Dónde? En las alcantarillas. Sea lo que sea “eso” que se lo llevó, él está seguro que fue por ahí.

Aclarar desde un principio (para quienes todavía no van y les da lata porque “qué fome, un payaso”), que It no es un payaso. Se lo tuve que aclarar a mi mamá cuando fui con ella, y fue lo único que la convenció de ir: It es un monstruo que se adapta a la forma del miedo de quien ataca. Puede ser una araña, una momia, un leproso, etc. El payaso es Pennywise, y es su forma más común, por eso nos lo presentan así. Con esto en mente hay que entender que It habla de los miedos. Pero de los miedos más más profundos, esos que uno cree que no se pueden superar.

También habla de la amistad. Y esa es una de las mejores cosas de la película: que nos hace ver desde los ojos de unos niños y recordar esas amistades de infancia que parecían ser las más importantes de nuestras vidas. De los pactos de sangre, de la tierra en la cara y los moretones. También de los miedos y de las risas. Aquí comedia y terror van de la mano, y a diferencia de la mini serie de 1990 (que también amo, pero de una manera diferente), logra explotarse mucho mejor. Ahora sólo queda esperar la segunda parte, porque yo creo que se viene. Por mientras siempre tendremos el libro. Nota: 10/10.

The Graduate (1967)

Más vieja que el hilo negro. No la había visto y desde que falleció Mike Nichols hace no muchos años, la tenía en lista de espera, así que en uno de esos días que no tenía nada mejor que hacer, le puse play. Protagonizada por un jovensísimo Dustin Hoffman, la película habla sobre la relación de un chiquillo recién graduado y Mrs. Robinson (Anne Bancroft), quien es esposa de uno de los socios de su papá, y mucho mayor que él. El cuento ya suena complicado, pero se complica incluso más cuando este cabro conoce a la hija de Mrs. Robinson. Trío amoroso nivel me mato.

A estas alturas ya es un clásico y lo recomiendo porque pese a ser mega antigua, creo que se mantiene muy actual. Es entretenida, dinámica y tiene un personaje femenino fuerte, que hasta el día de hoy es recordado sobre todo por la canción de Simon & Garfunkel. Junto a Bonnie and Clyde, The Graduate está catalogada como una de las películas más influyentes de los 60. Y ojo que la nominaron a siete Oscars, incluidas las categorías de Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Actriz y Mejor Director, donde Mike Nichols salió ganador. Nota: 9/10.

mother! (2017)

A ver, ¿cómo empiezo? mother! es por lejos la película más WTF del año, eso está claro. ¿Era la intención de Aronofsky? Claramente, sí. Partiendo por la premisa de que se trata del mismo director de Black Swan y Requiem for a Dream, no podíamos esperar algo diferente, pero sí debo reconocer que tampoco vi venir todo lo que mother! llevó a la pantalla, y que cuando fui a verla hizo que incluso algunos se pararan y se fueran de la sala. Es que esto es un experimento y se plantea a si misma como tal, no como una película convencional. Personalmente está lejos de ser mi favorita de Aronofsky, pero entendiéndolo así, logré entender también su objetivo. “El festín de lo desagradable”, leí por ahí, y me hace mucho sentido.

O la odias o la amas, no hay puntos medios. La película parte con una pareja (Javier Bardem y Jennifer Lawrence), que vive en una casa de campo. Él es escritor y busca inspiración hace un buen rato, pero la llegada de un hombre que dice estar perdido hace que todo cambie un poco (harto) de rumbo. Ese es sólo el principio, porque de verdad que lo que viene después es el caos en su máxima mega ctm quesestaweá expresión. Para mí, así yéndome bien en la volá, mother! es una metáfora y crítica de la historia de la humanidad. Pero cada cual, creo, puede sacar sus interpretación y he ahí su principal gracia. Nota: 7/10.

A Separation (2011)

No suelo ver muchas películas de habla no inglesa. Siempre digo “ya, este año sí que veo todas las nominadas a Mejor Película Extranjera” y nunca fue, así que me puse las pilas y pretendo empezar a ver al menos una al mes. A Separation fue la primera cinta iraní en ganar el Oso de Oro de Berlín y el Oscar a Mejor Película Extranjera, y por la misma razón su director, Asghar Farhadi, es considerado el mejor de su país, y según la revista Time en 2012, una de las personas más influyentes del mundo. Su última película, The Salesman, también se llevó la estatuilla de la Academia, pero él no quiso ir a recibir el premio, en protesta por las políticas migratorias de Trump.

A Separation, como dice su nombre, nos plantea la separación de un matrimonio y todo el drama que esto conlleva. La razón de la ruptura es que ella quiere irse del país en busca de mejores condiciones para la hija de ambos, pero él tiene a su padre con Alzheimer y le es imposible pensar en irse de donde viven. Los problemas comienzan ahí, pero una posterior negligencia de la mujer que cuida al viejito, instala una polémica mayor al interior de la familia. Conflictos morales por montones son la tónica aquí, todo con excelentes actuaciones y una tensión que no se acaba. Ahora voy por The Salesman. Nota: 9/10.

Kimi no Na wa (Your Name) (2016)

Todo el mundo ha tenido alguna vez esa sensación de haber vivido algo, o de haber visto a una persona antes, o de nostalgia cuando escuchamos una melodía y que no sabemos por qué, pero nos evoca a algo. Your Name nos cuenta una historia muy bonita para buscarle una explicación a todo esto. Taki y Mitsuha son dos jóvenes que no se conocen; ella vive en un pueblo y él en Tokio, cada uno con sus vidas muy diferentes de la del otro. Un día se dan cuenta que, cada cierto tiempo, tienen la capacidad de cambiar cuerpos, y así es cómo entablan una extraña relación de amistad sin jamás realmente conocerse.

La película ha sido un éxito en Japón, tanto que ha superado en ventas a cualquiera de Hayao Miyazaki. A Chile llegó como estreno exclusivo y sólo por algunos días a las salas de Cinemark, y aunque no me considero fanática del animé, la encontré maravillosa. Quienes tuvieron la oportunidad de verla en el cine, entenderán cuando hablo de lo imponente de sus paisajes y lo que estos producen, sobre todo las escenas del cielo, que merecen por si solas una nominación a la perfección suprema. Piel de gallina es poco. Les guste o no la animación japonesa, les sugiero echarle una miradita. A veces es bueno dejarse sorprender por cosas que no esperamos nos puedan gustar. Nota: 9/10.

A Ghost Story (2017)

A Ghost Story es una historia surrealista sobre nuestro legado. No esperen una película de terror, porque es todo menos eso; se trata más bien de una interpretación sobre la pérdida, el tiempo, el olvido y la trascendencia. Con las actuaciones de Rooney Mara y Casey Affleck, la trama parece simple: una pareja vive en una casa, él muere y vuelve como un fantasma. Pero la verdad es mucho más compleja y a mi me tomó dos tandas verla, porque además es lenta (en el buen sentido, está todo pensado para que así sea). Me costó seguir viéndola, pero si logran entregarse a su formato, agradecerán esa hermosa secuencia final.

Su director, David Lowery, se toma su tiempo para contarnos un cuento redondito, visualmente perfecto y emotivo. Cada cuadro es como para enmarcarlo y, si bien hay poco diálogo, los que hay resumen el meollo de todo el asunto, así que pónganles mucha atención si es que la ven. No creo que sea una película memorable para todo el mundo, pero personalmente me removió algo adentro, y creo ese es un poco su punto. Hacernos reflexionar sobre lo que somos y cuál es nuestro objetivo acá: en el lado de los vivos. Nota: 9/10.

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout. En Instagram @palaliu.

1 Comentario

  1. Palali me encantaron tus peliculas de septiembre! Ya anote varias a mi lista.
    Kimi no Na wa me matoo! la animación es cuatiquisima en unas escenas me acorde de Interestelar y los japoneses tienen esa sensibilidad para que sus historias te toquen sin tanta parafernalia. Me arrepiento de no haberla visto en el cine.

Deja Un Comentario