Hace un tiempo escribí sobre lo que significaba viajar sola y pese a que lo hecho ya varias veces, cada vez que se aproxima un nuevo viaje siento esa misma mezcla de emociones. En cualquier circunstancia, un viaje puede resultar estresante y en estos momentos me preparo para un nuevo viaje a Corea, así que me animé a darles algunos tips que me han ayudado y les podrían servir también, ya que todas esas cosas terribles que te pueden pasar en los viajes, me han pasado alguna vez.

Estas son mis recomendaciones:

1. Asumir las implicancias de estar solas:

Viajar sola es una experiencia increíble y considero que todas deberíamos hacerlo alguna vez. Y no pienso eso porque todo sea maravilloso, al contrario, ocurren muchas cosas inesperadas que quizás no pasarían si estuviéramos acompañadas, pero cada momento del viaje ayuda enormemente a crecer y empoderarnos.

Al momento de viajar, les aconsejo que unos días antes comiencen a reflexionar sobre el hecho que estarán muy lejos de sus casas y seres queridos, y sólo se tendrán a sí mismas. Sí, hay mucha gente que nos puede ayudar en el camino, pero al final, toda decisión la tomaremos nosotras y es necesario tomar las precauciones correspondientes.

Otra cosa que me ha pasado es que, al viajar siempre a lugares tan lejanos, puede pasar fácilmente un día completo en que no hable con nadie y es súper fuerte (sobre todo si nos gusta hablar, jaja). Aprovechen estos momentos de soledad para pensar, escribir, leer y, en general, reflexionar, por qué están en este viaje y cómo vamos cambiando a medida que pasan los días. Yo asumo que soy la persona más llorona, nerviosa e incluso hasta histérica que hay en el mundo, y la verdad es que viajar multiplica eso a niveles insospechados. Sí, he llorado en algunas ocasiones, pero siempre he mantenido la calma y he hecho lo que considero que es correcto para solucionar cualquier problema que se presente. Por eso les digo esto: pónganse en modo zen y confíen en sí mismas de que pueden hacerse cargo de cualquier situación. Si piensan así, todo estará bien.

2. Manejar toda la información posible y checkear todo previamente:

Es importante informarse del lugar al que van a viajar. En primer lugar, verificar si necesitan visa o algún trámite para entrar al país, estar al tanto de las noticias de ese país o ciudad días antes, así como los datos del hotel, medios de transporte, divisas y hora local (sí, yo he llamado a mi familia a las tres de la mañana porque olvido por completo la diferencia de horas). También revisar aquellas prohibiciones de equipaje o de elementos prohibidos en el país que visitarán. Por ejemplo, cuando viajé a Dubai me di cuenta que las visas las emiten los hoteles, aerolíneas o agencias de viaje y se debe postular online; o que también tienen una lista de medicamentos prohibidos.

3. Imbuirse de la cultura del lugar:

Es verdad, somos turistas y no estamos obligados a hacer todo lo que hacen los locales, pero es recomendable buscar información de las costumbres del país, su cultura, algunas prácticas de protocolo y si hablan un idioma que no manejan. Si es el caso, sugiero aprender algunas palabras para saludar y agradecer, por lo menos. Les aseguro que, si necesitan pedir direcciones o conocer personas, esto será muy positivo para tener un buen feedback y aprovechar la experiencia, sobre todo si viajarán a países con culturas muy diferentes a las nuestras.

Algo que la gente pasa por alto es el tema de la comida. Investiguen un poco de la gastronomía local, si hay algún ingrediente que no puedan comer o que tengan alergias y eviten comer en lugares que no les dan confianza o no se ven muy limpios, pues si bien es genial probar de todo, enfermarse o intoxicarse literalmente puede arruinar su viaje. En Corea, la mayoría de los platos tienen carne, pescado o mariscos, o utilizan salsas en base a eso, de modo que si son vegetarianos es bueno saberlo. Otro ejemplo: cuando viajé a Dubai lo hice en la aerolínea Emirates y se caracterizan por ofrecer comida con ingredientes locales, y al bajar del avión vi a una niña llorando porque les juro que tenía los labios y la cara muy hinchados porque resultó ser alérgica a unos de los ingredientes de la comida, me imagino que lo debe haber pasado muy mal después.

4. Prepararse para lo peor:

Es mejor prevenir que lamentar, así que mi recomendación es que piensen en todos los escenarios posibles. Contraten un seguro de viaje antes de partir, no esperen a llegar el aeropuerto porque así no podrán cotizar y ver las mejores opciones respecto a cobertura y precios. Lleven una lista de direcciones y números telefónicos de emergencia, por ejemplo, la Embajada o Consulado de Chile que se encuentre en el lugar, o de personas que conozcan y que puedan contactar en caso de emergencia.

Informen a su familia y cercanos sobre todos los datos de su viaje, dejándoles copia de sus pasaportes, datos bancarios, itinerario de viaje e información de su vuelo y hospedaje. En los seguros de viaje siempre piden dejar un contacto en Chile en caso de cualquier evento.
Lleguen temprano al aeropuerto y lleven de forma impresa o en sus tabletas toda información importante. En mi caso, siempre llevo una copia de mi pasaporte, seguro de viaje, datos y mapa del hospedaje y carta de invitación (de la institución que mi invitan o si tienen un familiar que los recibirá).

5. Armar un itinerario de viaje:

Algunos prefieren viajar a la vida y dejarse llevar por el lugar, lo cual es muy bonito y créanme que lo he hecho, porque siempre van a descubrir esos lugares que nunca esperaron y se convirtieron en momentos inolvidables. Sin embargo, es bueno buscar en blogs de viajes, redes sociales o YouTube sobre qué recomiendan otros viajeros del lugar que visitan y guardar las ubicaciones en un mapa. Creo que es mejor que ver reportajes o las páginas oficiales de turismo donde recomiendan las atracciones típicas, de verdad he conocido lugares increíbles gracias a Instagram y Youtube.

En mi caso siempre dejo guardado en Google Maps y en una lista aparte los lugares que quiero conocer y, aunque no los alcance a visitar en su totalidad, es bueno para planificar cada día, pues muchos sitios están en la misma zona y aprovechan el día de forma eficiente. Hay muchas aplicaciones de mapas offline y de las oficinas de turismo de la ciudad o el país donde pueden guardar lugares de interés, lo que es muy útil en el caso que no encuentren redes de wifi disponibles.

Lo que siempre hago es mirar mil veces el mapa de la ciudad donde voy a estar, para más o menos “imaginarme” cómo es, ya que no todas las ciudades funcionan con el sistema de damero al que estamos acostumbrados. Cuando viajé a Nueva York, tenía tan incorporado el sistema de direcciones y el mapa en mi mente, que no me costó nada acostumbrarme y encontrar lugares.

6. Transporte:

Ya lo mencioné, pero consideré que debería ser un punto aparte. Planifiquen cómo llegarán al aeropuerto de ida y cuando regresen, también averigüen cuáles son los medios de transporte disponibles desde el aeropuerto donde llegarán hasta su hospedaje, dónde tomarlos, cuál es el precio y las rutas, sobre todo si deben viajar a otra ciudad dentro del país. Asimismo, revisen y descarguen el mapa del metro si es que existe en el lugar donde van, cuáles son las líneas, dónde está la estación más cercana del lugar donde van a hospedarse, si necesitan comprar una tarjeta, cómo cargarla con dinero, etc.

Cuando fui a Inglaterra, debía tomar el bus a Oxford, era medianoche y aunque llevaba el mapa y la información, el aeropuerto era tan grande y cada persona a la que preguntaba me daban datos diferentes, que me perdí y me demoré muchísimo en encontrar el lugar donde se encuentran los buses. En mi viaje a Corea, debía tomar el KTX hacia Busan, así que que llevé dinero en efectivo para el pasaje y pedí toda la información de cómo tomar el tren y las paradas, y créanme que facilitó mucho las cosas.

7. Dinero:

Volvemos al tema de las divisas. Si llevarán tarjeta de crédito, recuerden llamar a su banco para informar dónde la van a utilizar y en qué fecha para que no la bloqueen, pero, de todas formas, siempre lleven dinero en efectivo. Dentro de mis experiencias, les puedo contar que lo mejor es llevar dólares porque acá hay muchas divisas que simplemente no están o son difíciles de encontrar. Para ir a Dubai perdí mucho tiempo buscando casas de cambio que tuvieran dírham y jamás tuvieron, así que llevé dólares, lo mismo con el won surcoreano que, si bien pueden encontrar en algunas casas de cambio en el centro de Santiago, es prácticamente nada.

Además, guarden la información sobre la conversión de la moneda en pesos chilenos o dólares americanos, o pueden bajar aplicaciones que les ayudarán. La mente es muy engañosa y al ver precios diferentes nos ponemos a comprar como locos pensando que es muy barato y no es así.
En relación a esto, armen un presupuesto de cuánto pueden gastar por cada ítem del viaje y pueden llevar un registro de lo que van gastando para controlar sus finanzas. En Bolivia me pasó que me quedé sin dinero y tuve que pedirle a mi familia que me enviara, la comisión por enviar fue carísima y me costó muchísimo encontrar un Western Union para retirarlo, de verdad fue un dolor de cabeza que es mejor evitar.

8. Relación con los extraños:

Esto es crucial si viajan solas. Muchas veces las personas que conozcan pueden ayudarles muchísimo en determinadas situaciones y lo más bonito es que pueden transformarse en sus amigos por mucho tiempo, así que viajen con una buena actitud y ganas de conocer gente, porque serán su apoyo si no tienen a nadie más.

Por otro lado, está la parte negativa, sobre todo si son mujeres. No den información muy detallada, nunca digan que están solas y si les preguntan, es mejor decir que tienen familiares y amigos esperándolos. Finjan hablar por teléfono o mandar audios si están en un taxi solas. Es terrible que tengamos que llegar a esos extremos, pero el mundo es así y debemos estar alertas siempre.

9. Sigan su intuición:

Me ha pasado y he leído testimonios de viajeras al respecto. No sé si es el instinto de sobrevivencia, pero les juro el mismo cuerpo o el corazón anda muy alerta y sensible a las situaciones, de modo que si están en un lugar o con una persona que no les da confianza o les hace sentir incómodas, por favor sigan esa “tincada” y aléjense de eso rápidamente.

10. Seguridad:

Esto yo lo aprendí a la mala porque me robaron muchas cosas en un avión hacia Santiago (incluida mi billetera con mi dinero y mis documentos, que fue lo peor) e incluso perdí mi pasaporte y tuve suerte que me lo devolvieran. Les juro que ambas experiencias son las peores que he tenido en cuanto a viajes. Por eso insisto, guarden copias de su pasaporte y visa en cada maleta y equipaje de mano, así como en sus celulares o tablets. Distribuyan el dinero en distintos lugares seguros (pueden comprar esos bananos que van debajo de la ropa y son muy útiles), lleven candados para su equipaje y tengan siempre a la vista sus cosas, lleven sus mochilas adelante y si andan con bolsos o carteras, llévenlas pegadas al cuerpo y con una mano encima con los cierres a la vista de ustedes. Antes de bajarse del avión revisen varias veces que tienen todas sus cosas importantes a mano, no importa cuánto las apuren los demás pasajeros o las ganas que tengan de irse lo más rápido posible.

11. Equipaje:

Por favor no sean como yo: armen sus maletas con anticipación y lleven sólo lo necesario. Hay muchos tutoriales de cómo empacar para usar bien el espacio y cuáles son las cosas esenciales. Revisen el tiempo de las ciudades donde viajarán para saber qué ropa deben llevar, prefieran los básicos porque se pueden combinar y usar varias veces, así pueden planear ciertos “outfits” previamente. Lo sé, queremos llevar nuestra ropa más bonita y, en mi caso, al viajar constantemente a congresos, llevo mil cosas pensando en qué debería usar cada día y es un desastre, nunca aprendo.

Hagan o descarguen una lista de lo que deben empacar para ir marcando cada cosa a medida que la pongan en cada maleta o mochila. En el equipaje de carga o “la maleta”, lleven todo lo que no necesitarán en el avión, eviten cosas delicadas y prefieran los útiles de aseo en formato de viaje si van por pocos días, además en todos los hoteles tienen estas cosas y toallas. Si van a llevar una mochila como equipaje de mano, que sea cómoda y fácil de usar, ya que en el control de equipaje deberán sacar y guardar todo muy rápido en esas filas enormes (si el infierno existe, estoy segura que es la fila para el control de equipaje en cualquier aeropuerto de Estados Unidos). Una vez viajé con una mochila hermosa con correas de cuero y fue demasiado incómodo.

12. Dejar de lado la vanidad:

Esto aplica para los vuelos y las escalas. Créanme que no van a morir si no llevan su cosmetiquero completo y todo el set de brochas que usan normalmente, lleven sólo lo esencial y utilicen un maquillaje ligero para no dañar su piel aún más de lo que se verá afectada durante los vuelos, no hay nada que un buen par de lentes de sol no pueda disimular.

Me pasó en Londres que la persona de control de equipaje era muy pesada, sacó mi mochila y revisó cada cosa, para finalmente pasarme una bolsa enana diciéndome que sólo podía llevar lo que pudiera meter allí y tuve que dejar muchos de mis productos de maquillaje y fue terrible.
Utilicen ropa cómoda y ligera (he visto gente viajar con buzo o ropa para el gimnasio y es muy buena idea), prefieran las capas porque los aviones son muy fríos y en el control de equipaje deberán sacarse la chaqueta o abrigo, lo que es muy incómodo si andan con algo pesado o muy ajustado. Prefieran la ropa interior cómoda y sin costuras o encajes que les puedan incomodar o incluso causar irritación en la piel, usen calcetines abrigadores y que nos les aprieten los tobillos. Nunca lo he hecho, pero he visto personas que llevan un pantalón de pijama delgado y lo usan en los vuelos de noche.

13. Cosas que deberían llevar en el avión que, por muy simples que parezcan, les ayudarán mucho:

Identificadores, etiquetas o tags para maletas: si no pueden comprar una, en las aerolíneas cerca de los counter, siempre tienen gratis. Allí deben escribir su nombre y otros datos como número de pasaporte, dirección, teléfono y correo electrónico, datos que son relevantes no sólo para identificar sus maletas, sino que, en caso de pérdida, los pueden contactar. También usen algo adicional para que reconozcan su maleta, como cintas o stickers y si pueden, al momento de comprar una maleta, busquen aquellas con características que los ayuden a distinguirlas de las demás, como un color o estampado llamativo, una forma o detalle específico, ya que todas son de los mismos colores y materiales, siendo muy fácil confundirse y que otra persona tome la equivocada.

Almohada de viaje: las almohadas enanas que dan en los aviones no sirven de nada, así que lleven una porque en los aeropuertos son carísimas.

Botella de agua: esto lo haré por primera vez porque no sabía que podías llevar tu propia botella vacía y pedirle al personal de cabina que las llenen de agua, porque siempre les estoy pidiendo agua o debo esperar mil años a que sirvan la comida en esos vasos enanos, y de verdad mantenerse hidratados es lo más importante durante un viaje. Si ya están en el lugar, pueden pedir en los cafés que les den agua o en los mismos hospedajes siempre tienen máquinas expendedoras de agua y así ahorran comprar muchas botellas al día.

Parches curitas y chicle: los parches siempre se olvidan y son muy importantes ante cualquier corte, y sobre el chicle, más allá del tema de tener un buen aliento, en mi caso sufro mucho de dolor de oídos en los aviones, así que me ayudan mucho con eso.

Lápiz y libreta: van a tener que llenar los formularios de ingreso al país o cualquier documento y no hay nada más desagradable que tener que pedir un lápiz o simplemente no encontrar. Si llevan una libreta o diario, mejor aún porque pueden anotar cosas importantes o escribir sus experiencias para recordarlas por siempre.

Protector solar y cuidado para la piel: Los aviones son mortales para nuestra piel, en especial el rostro, así que siempre llevo un estuche lleno de muestras de productos de skincare que he acumulado con el tiempo, así como máscaras faciales que son muy fáciles de llevar, olvídense de la vergüenza y úsenlas con frecuencia en vuelos largos. Utilicen los formatos de viaje de menos de 100 ml y lleven esas bolsas de plástico herméticas porque en algunos aeropuertos los piden. En cuanto al protector solar, no sólo es esencial para el viaje en general (aunque viajen en invierno), sino que en los aviones también es importantísimo usarlos porque el sol llega directo y es muy fácil quemarse. Esto es vergonzoso, pero un avión que tomé a Madrid no tenía las ventanas cubiertas y me quedé dormida con la cara prácticamente pegada a mi ventana y cuando desperté y fui al baño casi me morí con lo roja y quemada que estaba.

Higiene/protección femenina: el stress del viaje, cambios bruscos de temperatura u otros factores puedes provocar cambios en nuestro ciclo menstrual y puede que ocurra que les llegue la menstruación en un día inesperado, así que siempre lleven protectores diarios, toallas higiénicas, tampones o lo que utilicen normalmente, además que puede ocurrir que en el lugar donde van no tengan sus marcas preferidas o simplemente no tengan una gran variedad.

Pantuflas: en muchos aviones les pueden dar, pero es cuestión de suerte. Si harán un viaje largo, es muy buena idea usarlas en el vuelo y entre las escalas, considerando todo lo que debemos caminar y sacarnos una y otra vez los zapatos. Además es sabido que en viajes los pies se hinchan bastante, así que siempre mejor estar cómodas.

Muda de ropa: esencial si es un viaje largo o en caso de que tengan la mala suerte de que su equipaje se extravíe o retrase. Usen una bolsa hermética para llevar ropa interior y yo siempre llevo otra polera.

Sin duda hay muchas recomendaciones que mencionar, pero espero que les ayuden si van a viajar o piensan hacerlo. ¿Cuáles son sus tips o cosas que han aprendido al momento de viajar?

Autor

Soy Analista Político Internacional, tengo 28 años y cuando no estoy escribiendo, horneo galletas. Fan de Corea y su cultura, tomo mucho té, me gustan los edificios bonitos.

1 Comentario

  1. Muy buenos los consejos, yo agregaría llevar medicamentos de uso típico (o en mi caso típico) como viadil, pastillas de carbón y paracetamol, porque a veces no requisan esos medicamentos en los aeropuertos y en algunos países no es posible comprarlos sin receta médica y pucha una vez me enfermé de la guata en inglaterra y no pude comprar nada en la farmacia porque necesitaba receta para todo :( .

    Saludos

Deja Un Comentario