Desde hace un tiempo que he dedicado mucho trabajo al amor propio. Inesperadamente he ido avanzado bastante: me miro al espejo y me gusta lo que veo, pienso a veces que estoy en mi mejor momento y es bacán, mirarme y sentirme a gusto con lo que soy. Pero (siempre habrá un pero), hay un miedo que no se me quita con nada. Vivo con una inseguridad que muchas veces me quita el sueño y me provoca literales insomnios. Es el miedo a sentir.

Algo pasa conmigo que vivo sintiendo el temor a que alguien me quiera, pero de verdad. Es algo que me aterra y pienso en las mil veces que me hice la cool tratando de convencerme a mi misma de que nada me daba miedo. Sí había algo, sólo no lo había descubierto aún. Y ahí estaba: era el miedo a sentir algo por alguien, sentir cariño, amor.

Tengo 22 años y nunca he pololeado. Siempre que me ha gustado alguien o he entregado un poco de afecto me han hecho mierda, me han devuelto pero con el corazón hecho pedacitos y por lo mismo nunca he sabido lo que se siente ese amor romántico del que hablan en las películas. He tenido muy malas experiencias y sin contar los amores pasajeros, están aquellos que me han hecho sentir cosas de verdad y que han desafiado el poder que yo creía tener sobre mis sentimientos.

Ahora que pienso que me encuentro en un gran momento, me topé con este miedo que creo es horrible. Negarme a querer sentir algo por alguien, sobre todo porque en realidad es el miedo a no querer sufrir, es algo que me cuesta aceptar. Tengo esta guerra en mi mente y terror de que alguien sienta cariño o afecto por mí, o peor aún, yo sentirlo. Me imagino que es dilema del amor, pero no puedo dejar de encontrar muy tonto el negarme a algo tan natural. Lo que la gente siempre dice es que no necesariamente voy a sufrir o pasarlo mal, que no todo es malo y ahí es cuando escucho los consejos de mi mamá: que hay que sufrir, que soy joven y que filo, si yo creo que algo vale la pena para abrir mi corazón, que lo haga no más. Las consecuencias llegarán, que estoy en la edad de hacer cualquier cosa, que no puedo negarme a algo tan humano como es sentir.

Los que ya vieron “Call Me By Your Name” se acordarán de esta, la frase más cierta y hermosa de toda le película: “no sentir nada, por miedo a sentir algo, ¡qué desperdicio!”. El corazón en algún momento se nos va a desgastar, se nos va a morir, le va a dar lata sentir más cosas. Ese es el mensaje: sentir lo que tengamos que sentir, con el corazón entero, a la edad que sea, con quien sea, como sea. Probablemente muchas veces no he querido sentir nunca más, pero entiendo que haciéndome la dura es más lo que pierdo que lo que gano. Sintiendo, al menos, se gana algo. Experiencias, sufrimientos, alegrías; no sentir es como no vivir.

No sé cuánto me cueste vencer el miedo a sentir, pero estoy intentando encontrar el camino. Hay que atreverse, dejar que esos sentimientos fluyan: al final, siempre va a haber valido la pena.

Autor

Publicista en proceso, con complejo de periodista y a veces fotógrafa. Me han dicho que soy una cabra loca y lo acepto.

5 Comentarios

  1. El miedo no se va a ir, por lo que enamorate igual.. aunque sea con miedo :)

  2. nosoyelseba Reply

    Hola, tienes razón. A mi personalmente me pasó que por diferentes razones (laborales, familiares, enfermedades por medio), no me permiti sentir. Y en un momento que todo estaba bien, termine con el corazon destrozado, aun repondiendome. Hay que querer sin tener miedo, dia a día, sin olvidar que “love is the best thing we do” <3

  3. Que onda? Te metiste a mi cabeza y diste vueltas por mis miedos? Jaja. Tenemos la misma edad y me pasa exactamente lo mismo. Heavy verlo reflejado en todas estas palabras. Me ayudo a entender ese sentimiento al cual no podía entender del todo. Muy buena columna y en verdad quede con los pelos de punta, es exactamente lo que me pasa y que recién ahora estoy tratando de enfrentar.

  4. Que loco que alguien “sienta” lo mismo q uno… Me pasa exactamente lo mismo pero yo tengo 26 años, es triste darse cuenta que hay veces uno pierde personas por que no fue capaz de demostrar un poco de afecto en un momento.
    También trabajo a diario en el amor propio y en intentar no ser tan dura conmigo.

Deja Un Comentario