Mis disculpas por tener botada esta sección, la verdad es que me puse floja para ver películas y entre noviembre y diciembre con suerte vi tres. Pero ahora en enero me puse las pilas, así que decidí hacer un gran post gran con las últimas que he visto, varias de ellas nominadas a cuanto premio hay en esta temporada y que se han convertido en mis objetos de obsesión severa a comienzos de este 2018.

Sé que todavía no termina enero, pero me quise adelantar porque necesitaba recomendarles pronto varias de estas películas. También están otras que tenía pendientes y que aproveché de meter al saco, así que tomen nota y agarren las cabritas:

Coco (2017)

Inspirada en México y su cultura en torno a la muerte, Coco es una de las películas animadas más emocionantes que he visto últimamente. No es algo raro viniendo de Pixar, y creo que su gran valor vuelve a ser el acercar temas que en general son lejanos a los niños (morir, el más allá, nuestro vínculos con los ancestros) y crear una historia de amor familiar que es transversal a las generaciones.

Aquí el protagonista es Miguel, un niño que toda su vida ha amado la música pero que vive en una familia que le prohibe acercarse a su pasión. Un día, guiado por su instinto, llega a la Tierra de los Muertos, una colorida dimensión donde Miguel se encuentra con sus familiares fallecidos que quieren devolverlo al mundo de los vivos, con la condición de que se olvide para siempre de la música. Así comienza un viaje de escapatorias y de descubrimientos sobre su propia identidad. La película es hermosa, y aunque el humor a ratos resulta muy infantil e inocente (mucho más que otras de Pixar), se entiende al estar pensada en ese público. Lloré mucho y le pongo un 9/10.

Wonder (2017)

Llegó a Chile como Extraordinario, está basada en la novela homónima de Raquel Palacio y dirigida por Stephen Chbosky (The Perks of Being a Wallflower). El elenco ya promete bastante: tenemos a Julia Roberts, Owen Wilson y Jacob Tremblay (el niño de Room) en una historia sobre amor, amistad y aceptación. Uno podría pensar que es una película empalagosa y cargada al sentimentalismo; en cierto modo lo es, pero no llega a exagerar y nos cuenta de una manera muy cercana lo que es vivir y crecer sintiéndote diferente a todos los que te rodean.

Auggie es un niño que nació con una deformidad facial, conocida como el síndrome Treacher Collins. Los 10 años de su vida ha sido su mamá la que le ha hecho clases en casa, quien desde que nació su hijo le ha dedicado el 100% de su tiempo, desplazándose a si misma y a sus estudios como ilustradora. La película cuenta la experiencia de Auggie y su miedo al entrar por primera vez a un colegio: relacionarse con niños de su edad que no entienden por qué él es distinto, tener que soportar el bullying, pero al mismo tiempo hacer grandes amigos en el camino. Una historia de superación no muy diferente a otras que se hayan hecho, pero que cae en menos lugares comunes de los que se podría caer. Nota: 7/10.

Lady Bird (2017)

La adolescencia y el descubrimiento femenino en su máximo esplendor. Eso es Lady Bird, la primera película escrita y dirigida en su totalidad por la actriz Greta Gerwig y que protagoniza una Saoirse Ronan más seca que nunca. Delicada, deliciosa e intensa por donde se la mire, esta es una joya de esas para atesorar; de esas historias que te hacen viajar en el tiempo y recordar lo que es tener 17 años. Lo que es sentir mariposas en la guata por primera vez, lo que es pelearte con tus amigas y lo que es querer rebelarte por tus convicciones y sueños, aunque eso signifique tirarte de un auto en medio de una carretera.

La relación madre/hija se vuelve el centro de este universo. El papel Laurie Metcalf como la mamá es perfecto: esa mamá que te critica, que no te entiende aunque lo intente, que a veces odias pero que sabes que todo lo que hace es porque te quiere. A su manera, pero te quiere. Hermosa maravilla que vería una y otra vez y que, de hecho, he repasado un par de veces ya. Ojo que está entre las más nominadas en este temporada de premiaciones, no es de extrañar que también esté en los Oscar, así que partieron a verla. Nota: 10/10.

Spider-Man: Homecoming (2017)

Me la perdí en el cine pero la vi en la comodidad de mi casa y me encantó. Aquí conocemos al Peter Parker más millenial antes visto, interpretado por Tom Holland, quien incluso tiene un canal de Youtube donde muestra sus hazañas como el Hombre Araña. Reclutado por Tony Stark para ser evaluado como posible nuevo Avenger, hace de todo para sorprender a su mentor, no sin mandarse embarradas entre medio. Un poco de eso se trata esta Spider-Man: de un adolescente mandándose cagadas como todo adolescente no más.

Como película de superhéroes es de las que más me han gustado ahora último junto con la Thor de Taika Waititi. Es divertida, rápida y Holland logra estar más que a la altura, pese a ser un novato en este tipo de cintas. Gran mérito también para Michael Keaton en el papel de villano, se lo creí todo y me encanta que el personaje sea tan igual a Birdman. Me había perdido con Spider-Man pero ahora, con este nuevo cabro que me cae tan bien, tengo todas las ganas de seguirle la pista. Nota: 8/10.

Call Me By Your Name (2017)

Primer amor. Call Me By Your Name es el ejemplo más concreto de lo que es enamorarse por primera vez. Ese amor intenso que te hace sufrir y que precisamente porque sufres, porque no lo soportas, sabes tan bien que se trata de amor. Un amor pasional, un amor que te hace ver el reloj a cada minuto para saber cuánto falta para ver a esa persona, que a veces incluso te hace sentir que estás loco. A ese tipo de amor me refiero.

Basada en una novela del mismo nombre del escritor André Aciman, los protagonistas son Elio y Oliver, dos jóvenes con siete años de diferencia que se conocen en la hermosa y gigante casa familiar del primero de ellos, ubicada en el norte de Italia. Oliver llega desde Estados Unidos para trabajar como ayudante del papá de Elio y poco a poco, al principio con cierta timidez e incomodidad, comienzan a pasar más tiempo juntos. De desconocidos a amigos; de amigos a amantes.

Timothée Chalamet (mi nueva obsesión) y Armie Hammer logran una complicidad que traspasa la pantalla y que llega directo a la guata, te entregan un millón y una frases que dan hasta ganas de tatuarse, todas razones más que suficiente para convertirse en mi película favorita del mes y definitivamente en parte de mi ranking personal de la vida. La nota máxima no alcanza, por eso le pongo un 11/10.

Band Aid (2017)

Zoe Lister-Jones escribe, dirige y protagoniza esta película que resulta ser un espejo tragicómico de lo que son las relaciones de pareja. Con tintes de comedia, Band Aid nos presenta a Anna y a Ben, un matrimonio que tras años juntos se dan cuenta que la situación no da para más. Muchas peleas hacen insostenible la convivencia y un día, en un intento por salvar la relación, se les ocurre una idea: formar una banda.

Band Aid puede ser una comedia pero te desgarra con su honestidad. Nos habla de un amor no perfecto, de cuando el barco parece hundirse, de la loza sucia y de las goteras en la casa. De cuando tratamos de arreglar esas goteras, poner un parche curita a las heridas que se van creando con el paso de los años. De cómo son las relaciones, en realidad, y de cómo buscamos sacarlas a flote cuando sabemos que aún mucho más por entregar. Nota: 8/10.

To the Bone (2017)

No muchas películas se atreven a hablar sobre los trastornos del peso. To the Bone, protagonizada por Lily Collins, nos presenta un caso de anorexia que, como el mismo nombre de la película, no teme en mostrarnos hasta los huesos lo que es vivir con esta enfermedad. Siento que sólo quienes han sufrido la anorexia en carne propia pueden juzgar si se acerca o no a la realidad, pero creo que el sólo hecho de plantear un tema que afecta a tantas personas y en torno al cual es importante debatir, ya la hace tener un mérito propio.

Ahora vienen los peros. Las actuaciones las encontré algo débiles y me pasa que nunca logré enganchar realmente con el personaje de Lily Collins ni con ninguno, la verdad. En general la historia me entretuvo y logré seguirle el hilo, pero llegando al final siento que súper guatea y que incluso cae en lo que yo llamo pfffismo. Tenía potencial, sólo no fue bien explotado. La encuentran en Netflix, en caso de que la quieran ver de todas formas. Nota: 5/10.

Cult of Chucky (2017)

La saga de Chucky es algo que ha marcado mi vida. He visto las tres primeras incontables veces (la 2 por siempre mi favorita) y esta última parte me tenía intrigada desde que supe de su existencia. Resumiré el cuento en sólo dos palabras: un chiste. Pero, ¿saben? Es un chiste que me entretuvo caleta y que pese a ser una clara parodia de si misma, tiene elementos muy inteligentes que me hacen valorarla y entenderla. Porque aunque es como la parte ocho mil de una película para muchos “de culto”, logra ser fresca y añadir ingredientes que la hacen actual.

Los sucesos ocurren en un manicomio. Partamos por ahí: ¿qué puede ser peor para un loco que ver a un muñeco asesino, contarle a sus psiquiatras, y que no le crean? Cult of Chucky juega mucho con eso y confunde la mente del espectador desde el minuto uno. Además hay nostalgia de por medio, con la aparición de Alex Vincent, el actor que interpreta a Andy en las primeras cintas que ya había hecho su regreso con Curse of Chucky (2013) pero que aquí juega un rol mucho más importante. Dato freak: aparece una actriz del capítulo La Historia del Turno Nocturno de Le Temes a la Oscuridad, la que hace del vampiro, grité cuando me di cuenta. Verla es toda una experiencia y no por nada en Rotten Tomatoes tiene un 82% de aprobación. Yo seré un poco menos generosa y le pongo un 7/10, por el buen rato.

Star Wars: The Last Jedi (2017)

Ya, aquí vamos a entrar en polémicas, yo lo sé. Lo primero es dejarlo en claro al tiro: a mi sí me gustó The Last Jedi. Me gustó más que The Force Awakens y menos que Rogue One, pero me gustó. Las razones son varias y van desde Ben Solo y su relación con Rey hasta el protagonismo y control absoluto de Luke. También podría mencionar, por ejemplo, el auge de las mujeres piloteando naves a lo largo de toda la película. Conté al menos diez y fue hermoso.

Aunque me cueste entender que haya tanta gente que onda la ODIÓ, yo sí puedo estar de acuerdo en que hay varias falencias y en que The Last Jedi no es perfecta. Si pudiera nombrar lo primero que se me viene a la mente es Finn y ese intento forzado por seguir dándole bola cuando sus aventuras afectan c-e-r-o en el arco argumentativo. Hay también otras cosas, pero para mi no es una mala película y querer seguir comparándolas con lo que en su momento fueron los episodios IV, V Y VI es quedarse un poco pegado en el pasado, a mi entender. Nota: 9/10.

Battle of the Sexes (2017)

En 1973, Billie Jean King jugó el que se convirtió probablemente en el partido más importante de su vida. Un partido que no sólo significaba un trofeo más para la tenista, sino el vencer los prejuicios y al machismo desbordado de la época, que no veía razón alguna para que hombres y mujeres tenistas recibieran el mismo pago por torneos jugados. El enfrentamiento fue entre ella y Bobby Riggs, un tenista retirado, misógino y extravagante, y terminó convirtiéndose en un show televisivo de gran magnitud en Estados Unidos.

Emma Stone y Steve Carrell impecables en sus respectivos roles. El discurso también es potente, pero no sé si logra mantenerse durante toda la película; siento que tenía todo para ser la película feminista del año, pero finalmente se queda mucho más en lo que fue el partido como espectáculo que en otra cosa. Destaco, eso sí, el relato de la historia más íntima de Billie Jean King y su relación con Marilyn Barnett, la estilista que terminó convirtiéndose en su pareja. Entretenida, mas no indispensable. Nota: 7/10.

The Shape of Water (2017)

Guillermo del Toro crea mundos de fantasía que, por sobre todo, tienen corazón. El Laberinto del Fauno ocupa un lugar importante en mi historial de películas amadas y en La Forma del Agua el director nuevamente nos sitúa en un contexto histórico para desafiar nuestra imaginación. Estamos en la Guerra Fría y nos presentan a Elsa (Sally Hawkins en el mejor papel de su carrera), una mujer muda que trabaja haciendo el aseo en un laboratorio secreto del gobierno estadounidense. Su vida es rutinaria, sin demasiadas emociones ni anécdotas que contar. Cuando Elsa conoce al “hombre anfibio” que tienen encarcelado en el laboratorio, su universo entero cambia por completo. Ahora tiene un amigo, alguien que no la juzga ni la mira diferente y con quien no tarda mucho en entablar una relación.

Del Toro tiene la capacidad de hacer películas de monstruos que te hacen remover todos los sentidos. Su estética es maravillosa, no sé si seré la única que en varios momentos tuvo flashbacks a Amelie (nostalgia pura y suprema), incluso Elsa me recordó un poco a la amiga francesa. The Shape of Water es una hermosa historia de amor que bien podría ser un cuento de hadas, una leyenda que te cuentan y que quieres creer con todas tus ganas que en verdad pasó. Nota: 10/10.

Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (2017)

La ganadora del Golden Globe a Mejor Película Dramática, y que le ha significado premios también a Frances McDormand y Sam Rockwell, es una seria candidata a llevarse el Oscar. Como dice su nombre, la trama se centra en tres carteles instalados en una carretera de Missouri, que llaman a hacer justicia por la muerte de una joven. Han pasado meses y la policía aún no encuentra culpables, por lo que su madre decide iniciar una campaña por su cuenta para que alguien pague por la pérdida de su hija.

Está claro que aquí son las actuaciones lo que se lleva el mayor mérito, pero su guión y ritmo no se queda atrás. Tiene comedia y tiene drama, hay carcajadas y hay momentos de tensión. Three Billboards Outside Ebbing, Missouri habla de venganza en su forma más intensa, de lo que puede llegar a hacer una madre tras el dolor de perder a un hijo; también nos habla del perdón, y creo que ese viene a ser el mensaje más potente de todos. Es el perdón, finalmente, el que nos lleva a sanar cualquier herida. Nota: 10/10.

¿Vieron alguna de estas películas? ¡Queremos sus opiniones! Y obvio, como siempre se aceptan recomendaciones, que el verano es largo <3

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout. En Instagram @palaliu.

2 Comentarios

  1. muchas gracias por hacer esta revisión. lo que yo necesito saber con urgencia, es cómo haces para verlas si no están en el cine! no cacho nada de descargas, torrent…por favor no me digas que así las ves

Deja Un Comentario