En mi eterna búsqueda para combatir mi pelo graso, me di cuenta que nunca había probado ningún shampoo de LUSH. Con lo que me gusta la marca, no tengo explicación de por qué me demoré tanto, pero hace poco se me acabó el que estaba usando antes (de Apicola Del Alba, que me encanta pero siempre me estresó que hiciera tan poca espuma), así que me cambié al I Love Juicy.

Su aroma cítrico fue lo primero que me conquistó. Esto dice su envase, para que vayan cachando: “Jugosas frutas para darle a tu pelo el zumo más refrescante que puedas imaginar. Un gelatinoso gel de mango, papaya, kiwi, piña para conseguir que el pelo graso brille con toda su fuerza”. Un poema, siono.

Este shampoo es ideal para las que sufrimos del mal de las raíces grasas y puntas quebradizas. Sí, amigas, nacimos con una maldición capilar, pero el I Love Juicy es la prueba más clara de que en este mundo todo tiene solución.

A mi en lo personal me costó mucho acostumbrarme a no lavar el pelo todos los días. De hecho, hay veces en que lo noto un poco grasoso y no lo tolero, así que me lo lavo dos días seguidos igual no más. Sorry lo toc. Lo bacán es que con este shampoo notas al tiro la diferencia. Dos o tres veces a la semana bastan para andar con el pelo decente y sin la clásica “chasquilla separada sebosa” que se nos hace a las que sufrimos de cabello graso.

El resultado es un pelo brillosito y suave. Además, el aroma que deja es aún mejor que el que sientes directo del envase. Es fresquito y muy veraniego, ideal para esta época.

Su precio, como a mi parecer la mayoría de los productos LUSH, es un tanto elevado. Nunca he gastado más de 10 lucas por un shampoo y este, que es de 250 gr, me salió $13.800, pero dura UN MONTÓN. De verdad que es mega rendidor y con una cantidad muy pequeña en la palma de la mano tienes para un lavado perfecto.

Nunca está de más mencionar que todos los productos LUSH son cruelty free, además la botella está fabricada 100% con plástico reciclado ♻️😌

Autor

Periodista y directora de The Pocket. Me gustan los perros, las películas y veo más series de las que debería. En otra vida fui una sailor scout. En Instagram @palaliu.

1 Comentario

  1. a mi también me encantaban los productos de la apícola de la alba hasta que descubrí que sus envases no son reciclables, así que dejé de comprarlos y me cambié a otras marcas que sí se preocupan de verdad del medio ambiente. voy a probar este de lush que debe ser rico porque ahí es todo rico!
    slds
    Marie

Deja Un Comentario